Un niño muere en el accidente de un autobús escolar en el concejo asturiano de Morcín

Otras nueve personas resultan heridas al salirse de la calzada el autocar y caer por un desnivel de ocho metros

Un niño de 13 años ha muerto esta mañana en un hospital de Oviedo a consecuencia de las heridas sufridas en el accidente del autobús escolar en el que viajaba, que chocó con una furgoneta, lo que provocó que se saliera de la calzada y cayera por un desnivel de ocho metros, en el concejo asturiano de Morcín. Otras nueve personas -seis niños y tres adultos- han resultado heridas. Siete de ellas ya han sido dadas de alta. Los conductores han dado negativo en la prueba de alcoholemia.

Más información

El menor, D. A. O., sufrió traumatismo craneoencefálico y de pelvis y falleció poco después de ser ingresado en el centro materno-infantil del Hospital Central de la capital asturiana. Sólo dos de los nueve heridos -otros seis menores que iban en el autobús con edades comprendidas entre 13 y 17 años y el conductor, así como dos de los tres ocupantes de la furgoneta- permanecen ingresados a última hora de la tarde.

Se trata de R. F., de 32 años, ocupante de la furgoneta, que presenta traumatismo cervical y policontusiones y tiene pronóstico reservado, y A. M. I., una niña de 14 años, ingresada en el área de urgencias con traumatismo en el brazo izquierdo, herida inciso-contusa en hombro y herida en codo y brazo izquierdo. Su pronóstico es reservado y está pendiente de ser intervenida en cirugía plástica.

Así fue el siniestro

El autobús en el que viajaban las víctimas chocó, en un tramo con la carretera mojada, contra una furgoneta a las 7.55 horas, cuando prestaba un servicio de transporte escolar a los institutos ovetenses Fleming y Cerdeño. Tras la colisión, que se produjo a la altura de la localidad asturiana de Villar, en el kilómetro 1 de la carretera MO-2, el vehículo se salió de la calzada y cayó por un terraplén, según han informado fuentes de la Guardia Civil.

Los escolares procedían de las localidades de Cortina, Penerudes y Piñeres, ubicadas en el concejo asturiano de Morcín. En el vehículo viajaban siete niños, dos adultos y el conductor. La portavoz del Gobierno asturiano, Ana Rosa Migoya, ha declarado tras el suceso que el autobús cumplía todos los requisitos para el transporte escolar y ha destacado la "eficiencia y rapidez" de los equipos médicos y de protección civil que intervinieron. Por su parte, fuentes de la Dirección General de Tráfico han indicado que los dos conductores han dado negativo en la prueba de alcoholemia.

El conductor del autobús había avisado a los niños que viajaban como pasajeros de que se agarraran al percatarse de la presencia del vehículo con el que colisionó. Así lo ha explicado María Luisa S.C., madre de uno de los niños heridos leves en el siniestro. El pasado 16 de abril, otro autobús que transportaba a un grupo de escolares a un campamento scout chocó contra una barrera de seguridad y volcó en la calzada. Dos niños y dos monitores murieron, y otras 11 personas resultaron heridas graves.

Un agente de la Guardia Civil trabaja en el lugar del accidente.
Un agente de la Guardia Civil trabaja en el lugar del accidente.EFE

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50