Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El futuro de Euskadi | La manifestación de la AVT

El Gobierno llama "hipócrita" al PP por no admitir que negociaron con ETA en 1998

El PP acusa a Zapatero de actuar unilateralmente y le pide que no siga "sordo y ciego" ante el clamor expresado ayer por las víctimas en la concentración de Madrid

En el día después de la manifestación convocada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que reunió ayer a unas 200.000 personas en Madrid y que estuvo respaldada por la cúpula del PP, el PP ha pedido al Gobierno que "dejen en paz a las víctimas" y a Zapatero que no permanezca "ciego y sordo ante el clamor" de la sociedad. Desde el Ejecutivo, el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, ha denunciado la actitud "hipócrita" del partido de Mariano Rajoy, porque ellos también llevaron a cabo un diálogo con ETA en 1998. PSOE e IU han coincidio en criticar la actitud del PP y la utilización de las víctimas.

Entrevistado en la cadena SER, Moraleda ha opinado que la convocatoria de esta manifestación es respetable, pero que se utilizó para "insultar, no para cooperar". Además, ha repetido que en el Gobierno existe la convicción de que "la mayoría de la población quiere la paz, aunque no se haya manifestado". El secretario de Estado ha calificado de "hipócrita" la actitud del principal partido de la oposición. "Cuando la hipocresía se utiliza en política es porque se tiene más interés en el partido, que en el país", ha dicho Moraleda. Esta hipocresía, según el portavoz de la Moncloa, se ejemplifica con la reacción que han tenido los populares tras el anuncio de una reunión entre el PSE y Batasuna, "que no se ha producido, pero se producirá".

PP: "Que dejen en paz a las víctimas"

Moraleda ha recordado que Aznar envió para reunirse con representantes de HB a Burgos, "no lo sabíamos entonces, sino ahora, pero si lo hubiéramos sabido, el líder de los socialistas no habría retirado su apoyo, porque lo necesita el Gobierno para tener fuerza en la negociación con los terroristas". Ante la situación de "ruptura total" anunciada durante el Debate del estado de la Nación por Rajoy, el secretario de Estado ha señalado que "nadie puede impedir que esté molesto con Zapatero, aunque no deja de estarlo en todos los asuntos". Sin embargo, el Ejecutivo tiene "total disposición para recuperar el diálogo, y sigue teniendo las manos tendidas y las puertas abiertas" a los populares.

Por su parte, el secretario de Seguridad y Justicia del PP, Ignacio Astarloa, ha pedido al Gobierno que "no ofenda" a las víctimas del terrorismo y que "les dejen en paz". Además, ha acusado a Zapatero de actuar "unilateralmente" en la lucha antiterrorista y de "romper la metodología de trabajo de los demócratas", por lo que le ha pedido que no siga "ciego y sordo" ante el clamor de "la inmensa mayoría" de la sociedad y rectifique su política de diálogo con ETA.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ha acusado al PP de querer hacer "descarrilar" el proceso abierto tras el alto el fuego permanente de ETA "antes incluso de que éste comience". Durante un mitin en la localidad madrileña de Fuenlabrada, Blanco ha considerado además "incomprensible que el PP convoque una manifestación amparándose en algunas víctimas del terrorismo contra un Gobierno que quiere acabar precisamente con el terrorismo".

Zapatero: "Nunca he tenido el apoyo del PP"

A la necesidad de apoyos se ha referido Zapatero en La Vanguardia. "En el tema de ETA nunca he tenido apoyo ni comprensión del PP; sólo insultos", reconoce Rodríguez Zapatero en la entrevista. Cree que los populares actúan así por "impulsos estridentes", que tienen "miedo a su propio futuro político" y que parten de un "error profundo de análisis a su derrota electoral". Por su parte, Rajoy habla en El Periódico, donde asegura que "no tiene sentido que vea a Zapatero si no rectifica" en su política antiterrorista, y acusa al presidente de "picar", porque, según él, "se acepta el procedimiento de los terroristas".

También se ha pronunciado el portavoz socialista en el Congreso, Diego López Garrido, que ha reiterado que el Gobierno "nunca va a negociar con ETA" ni tampoco con Batasuna, con la que los socialistas se avendrán a "contactos formales". López Garrido, que ha calificado de "muy respetable" la manifestación, ha subrayado que las personas que acudieron "pueden estar muy tranquilas" porque están "asegurados" los tres objetivos que pidieron: una llamada contra el terrorismo, rechazo a la negociación con ETA y el esclarecimiento del 11-M. El líder de IU, Gaspar Llamazares, ha asegurado que son "movilizaciones preventivas" que pretenden "la agitación de la sociedad y del electorado frente a cualquier expectativa de paz". La AVT ha dicho que Zapatero acabará pagando en las urnas la "factura" de una negociación con ETA.