Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos en Reus el máximo dirigente de los GRAPO y otros dos presuntos terroristas

Los agentes relacionan a los arrestados con el asesinato de la mujer de un empresario durante un intento de secuestro en febrero en Zaragoza

La Guardia Civil ha detenido a tres presuntos miembros de los Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre (GRAPO), dos hombres y una mujer, en el curso de una operación antiterrorista dirigida por la Audiencia Nacional y llevada a cabo en la localidad tarraconense de Reus, según han informado fuentes de la investigación. Entre los arrestados se encuentra Juan García Martín, al que la Guardia Civil considera líder de la organización y relacionado con un asesinato en Zaragoza.

Además ha sido detenida la novia de García Martín, Carmen Cayetano Navarro, y otra mujer, María Aranzázu Díaz Villar. Los arrestos se han producido de madrugada en una vivienda del número 39 de la calle Amargura, cuando los tres individuos dormían. No opusieron resistencia. El Servicio de Información de la VII Zona de la Guardia Civil de Cataluña ha realizado varios registros en domicilios en Reus. Los detenidos han sido trasladados a Madrid, a dependencias de la Audiencia Nacional.

García Martín era considerado como el máximo dirigente de la organización. Fuentes de la investigación indican que los detenidos podrían estar implicados en varios robos e incluso en un asesinato que se produjo en un aparcamiento de Zaragoza. Los GRAPO reclamaron mediante una carta enviada a varios medios de comunicación la autoría del ataque llevado a cabo el 6 de febrero en la capital aragonesa, en el que resultó herido grave el empresario Francisco Colell y muerta su esposa, Ana Isabel Herrero.

Colell, que recibió tres impactos de bala, declaró a la policía que el matrimonio fue víctima de un intento de secuestro por tres miembros de los GRAPO. La pareja fue tiroteada a primeras horas de la noche en el garaje del inmueble donde tiene las oficinas su empresa, que se dedica, entre otros, a prestar servicios sociales para distintas administraciones. Los asaltantes se identificaron como miembros de la organización terrorista y afirmaron que se trataba de un secuestro por motivos económicos.