Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia pide incrementar el porcentaje que recibe del IRPF hasta el 0,8%

El presidente de la Conferencia Episcopal Española aboga por el perdón para cerrar las heridas del terrorismo de ETA

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, ha pedido hoy que el Gobierno eleve la aportación del Impuesto sobre la Renta a la Iglesia del 0,52% actual al 0,8%. Los obispos quieren compensar así la caída en el número de contribuyentes que marcan la casilla correspondiente a la financiación de la Iglesia.

Blázquez hizo esta afirmación durante un desayuno informativo organizado por el Fórum Nueva Economía, en el que respondió a distintas cuestiones de actualidad como su visión del papel que debe jugar la Iglesia en el alto el fuego de ETA. El también prelado de Bilbao ha defendido la necesidad de perdonar para restaurar las heridas abiertas por el terrorismo de ETA y ha añadido que la pacificación pasa por que todos los ciudadanos puedan convivir en paz sin sentirse amenazados.

"Comprendo que socialmente no se puede imponer el perdón, pero hay quien ya ha perdonado. El perdón es una categoría cristiana que tiene consecuencias de carácter social en la misericordia y deseamos que se pida perdón, que se ofrezca y se reciba, para que se pueda llegar a una reconciliación más amplia y profunda en la sociedad", ha dicho Bláquez.

"La CEE no es la Cope"

El obispo de Bilbao ha explicado que hay que escuchar las distintas posiciones políticas, incluso enfrentadas, aunque el proceso de pacificación debe conllevar que "ETA deje de extorsionar y de matar, que deroguen las armas y que todos los ciudadanos vascos puedan vivir en paz y sin miedo".

Sobre la polémica que ha causado el discurso que se difunde en algunos programas de la Cope, criticado por varios obispos, Blázquez dijo que la "Conferencia Episcopal no es la Cope". El presidente de la CEE dijo que aunque "hay programas que no nos gustan", corresponde al Consejo de Administración hacer cumplir el ideario y que "nadie sea insultado".