Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado rechaza el veto del PP al Estatuto con el voto en contra de todos los grupos

Maragall dice que España "gana estabilidad" al reconocer a Cataluña como nación

La Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado ha rechazado esta tarde el veto del PP contra el Estatuto catalán con el voto en contra de todos los grupos tanto de la delegación del Parlamento autonómico como de la del Senado, a excepción de los populares. No obstante, El portavoz del PP y senador, Josep Piqué, ha defendido la necesidad de devolver el texto a Cataluña porque sigue siendo una reforma encubierta de la Constitución, guarda aspectos inconstitucionales, "alma confederal" y rasgos soberanistas.

El resto de los grupos ha expresado su rechazo a esta enmienda a la totalidad y ha criticado el "inmovilismo" del PP en su posición. El portavoz socialista José Ignacio Pérez Sáenz, ha defendido su postura afirmando que la Constitución sigue siendo el texto de referencia para todos los españoles, "la Constitución no sufre con este proyecto de ley, ni España tampoco".

Las votaciones han registrado 24 votos a favor del veto y 25 en contra, los primeros provenientes del grupo del PP y los segundos, del resto, incluido el senador de ERC y portavoz de Entesa Catalana de Progrés, Carles Bonet. En la delegación del Parlamento de Cataluña se contaron 43 votos en contra del veto -CiU, PSC, ERC, ICV- por tan sólo cinco a favor -PP-.

"Abrir camino"

El presidente de la Generalitat, Pascual Maragall, ha afirmado, en la inauguración de la Comisión, que España "gana estabilidad" al reconocer a Cataluña como una "nación". Maragall ha remarcado en su discurso que el nuevo texto catalán "no quiere dar la espalda" al Estado, sino "abrir el camino" al resto de reformas estatutarias.

El presidente catalán ha hecho una defensa del Estatut más destinada al resto de España que a Cataluña, en el Senado. Precisamente, se ha pasado al castellano en un momento de sus veinte minutos de intervención para preguntarse si "España ganaría algo negándose a reconocer" que Cataluña es una "nación", un "clamor" de los catalanes que, de no ser reconocido, hubiese provocado la "pérdida de respeto" hacia España.

Ha insistido una y otra vez en que la propuesta del Estatut es "afirmativa" y "no va contra nadie". "Con el tiempo, toda España entenderá que la apuesta de Catalunya está hecha desde el respeto y la convicción de que el autogobierno y la proximidad es el mejor principio en política", ha dicho. Ha explicado, además, que servirá para allanar el camino a la aprobación de los estatutos de otras comunidades autónomas.