Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallan los cadáveres de los dos tripulantes del avión militar F-5 siniestrado en Badajoz

Los restos del aparato ha sido localizados a 60 kilómetros de la base aérea de Talavera la Real

Talavera la Real / Madrid

Un avión F-5 de las Fuerzas Armadas, con dos tripulantes a bordo, ha desaparecido esta mañana cerca de la base aérea de Talavera La Real (Badajoz) cuando realizaba un vuelo de instrucción. Tras una intensa búsqueda, la Guardia Civil ha encontrado horas después los cadáveres de los dos militares junto a los restos del aparato, que ha caído en un paraje ubicado entre las poblaciones pacenses de Salvatierra de los Barros y Burguillos del Cerro, según han informado fuentes del instituto armado y del Ministerio de Defensa. El Ejército del Aire ha abierto una investigación para determinar las causas del accidente.

El aparato, que habitualmente se utiliza para efectuar prácticas de adiestramiento, ha perdido el contacto con el radar de la base extremeña entre las 12.00 y las 13.00 horas, poco después de iniciar el vuelo de entrenamiento, con un oficial de instrucción y su alumno a bordo, y cuando sobrevolaba una zona de sierra de la provincia de Badajoz.

El Ejército ha puesto en marcha el servicio de búsqueda del aparato y de sus tripulantes. Horas después, la Guardia Civil ha encontrado los cadáveres de los dos militares, que han sido identificados como el capitán instructor del Ala 23 de la base de Talavera, Raul Garzón Ruiz, de 31 años, y el alférez alumno Gabriel Garrido Muñoz, de 24. El Ejército del Aire ya se ha puesto en contacto con los familiares de los fallecidos para comunicarles la trágica noticia. Las dos víctimas se encontraban cerca de los restos del avión, en un paraje ubicado entre las poblaciones pacenses de Salvatierra de los Barros y Burguillos del Cerro.

Dos muertos en 2003

Burguillos del Cerro está ubicada a unos 60 kilómetros de la base aérea de Talavera la Real y en la zona en la que, según fuentes del Ejército del Aire, el aparato ha perdido el contacto. De momento, se desconocen las causas del siniestro, si bien fuentes militares han señalado que, en el momento de iniciarse el vuelo, las condiciones meteorológicas eran adversas y se registraba una fuerte tormenta. En todo caso, el Ejército del Aire ha abierto una investigación para determinar las causas del accidente.

El caza Northrop F-5B Freedom Fighter siniestrado pertenece al Ala 23 del Ejército del Aire, la antigua Escuela de Reactores, situada en la base aérea de Talavera La Real (Badajoz). Este centro de formación aeronáutica tiene como misión principal impartir la enseñanza tanto teórica como de vuelo (fase de caza y ataque) a los alumnos del quinto curso de la Academia General del Aire.

En 2003 otros dos aviones F-5 se estrellaron en Badajoz, uno el día 22 de enero, en el que falleció un teniente instructor de vuelo del Ejército del Aire, y resultó herido un alumno alférez, y otro el 30 de abril, en el que murió su piloto y único ocupante, un capitán instructor del Ejército del Aire.