Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santiago Segura pide disculpas a los devotos de Caravaca por las ofensas de 'Torrente 3'

El actor y director afirma en un comunicado que le gustaría "disculparse, retractarse y fustigarse hasta obtener el perdón" de aquellos a los que ha ofendido

Sólo cinco días después de que la Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca amenazase con querellarse contra Santiago Segura por una escena de su película 'Torrente 3', en la que el protagonista pisotea la reliquia del santuario murciano, el actor y director ha pedido disculpas públicamente afirmando que "Torrente demuestra a través de sus actos lo terriblemente miserable que puede llegar a ser".

En la escena a la que se refiere la cofradía, Torrente, "un personaje cómico-patético" en palabras del propio director, arranca del cuello a su abuela una cruz de Caravaca, la arroja al suelo y la pisa.

"Un acto impropio e irreverente que nos ofende e indigna a todos los devotos", decía el pasado sábado Manuel Guerrero, presidente de la cofradía. Guerrero amenazó con acciones legales a Segura si éste no emitía "una rectificación de alcance "nacional e internacional". Aseguró además que la Cofradía tiene los derechos del uso del nombre e imagen de la Cruz de Caravaca.

"Un mal cristiano, guarro, zafio y grasiento"

Segura ha esperado menos de una semana para firmar una carta en la que se disculpa así: "Me gustaría disculparme, retractarme y fustigarme a mi mismo públicamente hasta obtener el perdón de las personas a las que de manera involuntaria hubiese o hubiera podido ofender a través de mi personaje Torrente, un ser despreciable, mezquino, mal cristiano, mala persona, guarro, zafio y grasiento, con el que, insisto, una vez más, no comparto ninguna de sus opiniones o visiones del mundo".

El actor y director, que según Manuel Guerrero ha visitado varias veces la localidad murciana y ha adquirido imágenes de la Vera Cruz, termina diciendo: "Soy una persona (con mis sentimientos), y yo como persona puedo decir que nada quedaba más lejos de mi intención, que ofender a los devotos de la Santísima Cruz de Caravaca a través de los actos de mi personaje".