El desfile de la Fiesta Nacional rinde homenaje a los militares muertos en Afganistán

La parada de este año también ha estado marcada por la presencia de jefes de Estado y militares iberoamericanos

Los Reyes han presidido esta mañana en el Paseo de la Castellana de Madrid el desfile del Día de la Fiesta Nacional, que ha estado marcado este año por el homenaje a los 17 españoles muertos en agosto en Afganistán y por la presencia de jefes de Estado y militares iberoamericanos. Tras la parada, a la que han asistido todos los presidentes autonómicos salvo Ibarretxe, las autoridades han acudido al Palacio Real, donde los Reyes ofrecen una recepción oficial.

Más información
Bono: "Es rancio y antiguo pretender tener más derechos por pagar más impuestos"

Los actos del Día de la Fiesta Nacional han comenzado con la llegada de los Reyes, que han sido recibidos con honores militares. El Rey ha pasado revista a las tropas, se ha escuchado el Himno Nacional, se ha izado la bandera y se ha rendido homenaje, bajo los sones de La muerte no es el final, a los que dieron su vida por España, con un recuerdo especial a los 17 muertos en agosto en Afganistán. Compañeros y familiares de los fallecidos en el país asiático, entre ellos la sargento Susana Pérez Torres (viuda del sargento Alfredo Francisco Joga, muerto en el siniestro), han depositado una corona de flores en su memoria, y después lo han hecho el Rey y el presidente del Gobierno.

Después, el Rey se ha desplazado hasta el lugar que ocupaban los familiares de las víctimas para saludarles personalmente. Tras el emotivo homenaje, ha dado comienzo el desfile, que ha recorrido, desde pasadas las 10.00 y hasta las 12.00 horas, el Paseo de la Castellana, entre las plazas de Emilio Castelar y Cibeles. En la marcha terrestre han participado 3.700 militares españoles y 125 de 19 países iberoamericanos participantes en la cumbre de Salamanca, todos menos Cuba, que ha declinado la invitación cursada por el Gobierno español a todos los países asistentes a la XV Cumbre Iberoamericana. El Gobierno cubano sí asistirá, sin embargo, a esta última cita.

Corrillos previos al desfile

En la tribuna de la Plaza de Colón han acompañado a los Reyes los Príncipes de Asturias, los Duques de Lugo y los Duques de Palma, así como José Luis Rodríguez Zapatero, además de los presidentes del Congreso, del Senado y todos los miembros del Gobierno, salvo los ministros de Justicia y Educación. Por vez primera, el Rey no ha sido el único jefe de Estado en el desfile de la Fiesta Nacional. Han estado también los de Chile, Ricardo Lagos, y de Honduras, Ricardo Maduro. Figuraban también ministros de Paraguay, El Salvador, República Dominicana, Bolivia o Andorra. Entre los asistentes, estaban también todos los presidentes autonómicos, salvo el lehendakari, Juan José Ibarretxe, así como el alcalde Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, el líder del PP, Mariano Rajoy, y representantes de las instituciones del Estado y de los partidos.

El desfile terrestre se ha completado con otro aéreo con más de 80 aeronaves, entre ellas, tres helicópteros Cougar como el que se estrelló en agosto al sur de la localidad afgana de Herat. En homenaje a los militares muertos en aquel accidente también ha desfilado una representación de las unidades a las que pertenecían: el Batallón de la Brigada Ligera Aerotransportable Galicia (Brilat), del que formaban parte 12 de los fallecidos, y las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (Famet), a las que pertenecían otros cinco tripulantes del Cougar siniestrado.

Antes de la llegada de la familia real a la Plaza de Colón, autoridades y representantes de los partidos han charlado de forma distendida en varios corros, entre ellos Rajoy y el portavoz parlamentario del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, que han mantenido una prolongada conversación. En el lado opuesto, los presidentes de Extremadura y Cataluña, Juan Carlos Rodríguez Ibarra y Pasqual Maragall, se han dedicado un escueto saludo. A su llegada a la tribuna de los presidentes autonómicos, en la que se acomodaban ya casi todos, Ibarra los ha ido saludando y, aunque ha dado un apretón de manos a su homólogo catalán, apenas han cruzado palabra. Acabada la parada militar, las autoridades se han desplazado hasta el Palacio Real, donde los Reyes ofrecen una recepción, a la que la princesa de Asturias no asiste dado su avanzado estado de gestación.

El Rey, durante el homenaje a la bandera española.
El Rey, durante el homenaje a la bandera española.EFE

Silbidos al Gobierno

Alrededor de un centenar de personas ha recibido y despedido con silbidos y abucheos al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. El grupo de críticos con el jefe del Ejecutivo se encontraba en una tribuna de público situada a continuación de una zona de invitados contigua al palco destinado a los Reyes y los miembros del Gobierno.

Zapatero fue recibido al grito de "fuera, fuera", por el citado grupo cuando se bajó del coche oficial, momentos antes de que llegaran a la Plaza de Colón los miembros de la familia real.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS