ETA hace estallar dos pequeños artefactos en las autovías A-5 y A-4 en plena operación salida

Los atentados, de los que la banda avisó con una hora de antelación, no han causado víctimas

Sendos artefactos explosivos de escasa potencia han estallado esta tarde en los arcenes de las autovías A-5 y la A-4, ambos en tramos de la provincia de Toledo. Previamente, un comunicante anónimo, que dijo hablar en nombre de ETA, había avisado de su colocación al diario Gara. Los atentados, perpetrados en plena operación salida de las vacaciones de agosto, no han causado víctimas ni daños materiales, pero sí fuertes retenciones. Es la segunda vez que ETA hace lo mismo, tras los cinco artefactos que estallaron en carreteras madrileñas 3 de diciembre de 2004, al inicio del puente de la Constitución.

Más información

La primera de las explosiones se ha registrado a las 18.00 horas en el kilómetro 75 de la A-5 (carretera de Extremadura) en sentido a Madrid, a la altura de Maqueda (Toledo). La segunda se ha producido 17 minutos después en el kilómetro 132 de la A-4 (carretera de Andalucía) en sentido Cádiz, a su paso por Madridejos. Según han informado fuentes de la Ertzaintza, hacia las 17.15 horas, un comunicante anónimo ha llamado a la redacción de Gara para alertar, en nombre de ETA, de la colocación de dos artefactos, precisando el lugar y la hora del estallido, entre las 18.00 y las 18.15.

Importantes retenciones de tráfico

Así, el comunicante indicó que los artefactos habían sido colocados en el kilómetro 75, de la A-5, entre Madrid y Talavera, dentro del municipio de Maqueda. La segunda bomba, según el aviso de ETA, estaba en el punto kilómétrico 132 de la A-4, entre Madrid y Valdepeñas. El aviso indicaba que el artefacto estaba en el municipio de Puerto Lápice (Ciudad Real), aunque el punto en el que ha estallado, a la altura de Madridejos, corresponde a la provincia de Toledo y dista un kilómetro del lugar señalado.

La primera de las bombas, la colocada en Maqueda, ha estallado a las 18.00 en punto, antes de que llegaran los efectivos de la Guardia Civil que fueron enviados al lugar tras recibirse el aviso. En este caso no ha dado tiempo a cortar el tráfico, aunque la explosión no ha causado daños personales ni materiales. Donde sí se ha podido interrumpir la circulación en ambas direcciones ha sido en el tramo de la A-4 donde se había colocado la segunda bomba, que ha hecho explosión 17 minutos después que la de Maqueda, también sin provocar daños.

Tras la explosión, la circulación se ha cortado en ambos puntos, mientras los especialistas en desactivación de bombas de la Guardia Civil inspeccionaban la zona para recoger los restos y para asegurarse de que no había ningún otro artefacto. La A-5 se ha reabierto hacia las 19.00 horas y, la A-4, una hora después. Esta circunstancia ha provocado importantes retenciones, ya que las dos carreteras registraban un intenso tráfico por la salida de agosto. Fuentes policiales han indicado que, según los primeros indicios, se trata de bombas de escasa potencia similares a las que la organización terrorista colocó el pasado 3 de diciembre, el día del inicio del puente de la Constitución, en varias carreteras de los accesos de Madrid.

ETA quería "perturbar la tranquilidad"

El ministro del Interior, José Antonio Alonso, ha condenado la acción terrorista y se ha mostrado "convencido" de que la intención de la banda era "perturbar la tranquilidad de los miles de ciudadanos que se disponen a disfrutar de sus vacaciones". En un comunicado, Alonso ha reiterado que "el Gobierno seguirá utilizando todos los instrumentos del Estado de Derecho para poner fin a la violencia terrorista". Por su parte, el secretario general del PP vasco, Carmelo Barrio, ha señalado que las bombas demuestran que el "único argumento de ETA es buscar el caos" y que "se equivocan" los que creen que con la banda "se puede negociar".

Estos ataques tienen lugar horas después de la detención en Francia de cuatro miembros de la banda. Uno de ellos es Jon Joseba Troitiño, a quien la Policía sitúa en el aparato militar de ETA, donde ocupaba "una posición de mucha relevancia". Los otros tres arrestados han sido identificados como Zuhaich Erraste, Urtzi Zubizarreta y Oier Gonzalez. El último atentado de ETA se produjo el 22 de julio, cuando la banda hizo estallar un artefacto compuesto por una pequeña carga de cloratita en la empresa Construcciones Intxausti, ubicada en la calle Beheko Ibarra de Gernika. Los daños fueron escasos.

Un guardia civil inspecciona el lugar donde ha explotado el primer artefacto de ETA, en el kilómetro 75 de la A-5.
Un guardia civil inspecciona el lugar donde ha explotado el primer artefacto de ETA, en el kilómetro 75 de la A-5.EFE

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50