Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL INCENDIO FORESTAL MÁS TRÁGICO EN 20 AÑOS

Consejeros de Castilla-La Mancha discrepan sobre el momento en que se pidió la ayuda al Gobierno

El presidente regional y Fernández de la Vega sostienen que el Ejecutivo central intervino desde el mismo sábado

Castilla-La Mancha ha ofrecido versiones contradictorias sobre el momento en el que decidió pedir ayuda al Gobierno para luchar contra el incendio declarado el sábado en Guadalajara. Según el consejero de Presidencia, que luego se ha retractado de sus palabras, fue el domingo a última hora, tras confirmarse la muerte de los 11 miembros de un retén, aunque la consejera de Medio Ambiente sostiene que se hizo varias horas antes. Por su parte, el presidente regional y el Gobierno aseguran que desde el sábado la Administración central colabora en la extinción. Esta confusión viene a reforzar las quejas de los afectados, que denuncian falta de medios y lentitud de respuesta.

El consejero de Presidencia de Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano, ha asegurado esta mañana a la cadena SER que su Ejecutivo decidió elevar la alerta de nivel 1 a nivel 2 -lo que implica de forma automática la intervención del Ejecutivo central- a última hora del domingo, cuando comprobó que "los medios que trabajaban para controlar y extinguir el incendio no eran los suficientes" y, "sobre todo", cuando tuvo conocimiento de que se habían registrado 11 víctimas mortales a los que "siquiera se podía evacuar".

Díaz-Cano ha indicado que el nivel 2 no fue decretado antes porque "según los técnicos, no era necesario", ya que "los medios eran suficientes" aunque ha admitido que "en algún momento" no pudieron realizar sus tareas por las condiciones en que se encontraba la zona afectada. Ya por la tarde, en rueda de prensa, Díaz-Cano ha dado marcha atrás en sus declaraciones y ha señalado que el nivel 2 se activó la tarde del domingo, "cuando se temió que entrara en otras regiones y antes de que se confirmara la muerte de los miembros de un retén", de los que entonces sólo se tenía constancia de su desaparición. Díaz-Cano ha admitido que podía "haber colaborado a la confusión o al error" con sus declaraciones anteriores, por lo que ha querido aclarar los motivos por los que se activó la alerta 2.

Una investigación en marcha

La primera versión de los hechos de Díaz-Cano contradice la información dada por la consejera de Medio Ambiente, Rosario Arévalo, en una rueda de prensa que ha ofrecido esta mañana. Arévalo ha asegurado que el nivel 2 se activó entre las 19.00 y las 20.00 horas del domingo -aunque ayer dijo que había sido a las 20.30-, y que no se tuvo "constancia cierta de la desaparición [del retén] hasta las 22.00 horas, con el relevo de retenes". Estos datos no cuadran, ya que a las 21.14 horas del domingo la agencia Efe informaba de la muerte de los 11 miembros del retén citando fuentes de la investigación. Unos minutos después, lo hacía la agencia Europa Press, que citaba a la Subdelegación del Gobierno. A las 22.00 horas, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, viajaba al lugar de los hechos.

Sin embargo, el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, explicó ayer que el primer aviso del incendio se recibió en el teléfono de emergencias 112 a las 14.44 del sábado, y que a las 15.17 ya trabajaba el primer retén. Según sus datos, "en menos de una hora estaban en el lugar medios aéreos y terrestres de la comunidad y del Ministerio de Medio Ambiente". Barreda indicó que la situación "a primera hora de la tarde del domingo" motivó la decisión de pasar al nivel 2. También Fernández de la Vega sostuvo ayer que el Gobierno intervino "desde el sábado con los medios que le solicitaron desde la comunidad", a lo que añadió que hay "abierta una investigación sobre si hubo o no tardanza".

Éste es el único punto de coincidencia, ya que el Gobierno regional también ha anunciado que analizará "todas las gestiones" que se realizaron para extraer así "conclusiones necesarias" y evitar, en el caso de que se detecten errores, que éstos se repitan. Alcaldes, vecinos de la zona y ecologistas han denunciado que los medios movilizados por el Gobierno y por la Junta de Castilla-La Mancha han sido "insuficientes" y que tardaron demasiado tiempo en llegar. De hecho, Ecologistas en Acción ha pedido la dimisión de la consejera de Medio Ambiente y del delegado de Medio Ambiente de la Junta en Guadalajara, Sergio González. Arévalo ha admitido que, en el plano personal, se le "ha pasado por la cabeza la dimisión", pero que su profesionalidad le impide plateárselo en serio, ya que se debe a sus funcionarios, "algunos de ellos fallecidos".

Las críticas del PP

"¿Cómo es posible que en el siglo XXI, pase a ser de hasta 12 kilómetros de largo un incendio y no se utilicen todos los medios disponibles?", se ha preguntado la secretaria de Política Social del PP, Ana Pastor, desde Mazarete, una de las zonas más afectadas por el incendio de Guadalajara.

Pastor ha acusado a los gobiernos central y autonómico de intentar "poner una cortina de humo" al problema y ha retado al presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, a comparecer públicamente para explicar una serie de interrogantes pendientes, como por ejemplo cuándo se decretó el nivel 2.

Más información