Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero reprocha a Rajoy su "alergia a las reformas" constitucionales

El líder del PP replica que "tener alergia a los

conocimientos siendo presidente del Gobierno es demoledor"

José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy han protagonizado un cruce de acusaciones en la sesión de control en el Congreso a cuenta de las reformas de la Constitución y de los estatutos de autonomía que el Gobierno tiene previsto aprobar a lo largo de esta legislatura. El primero en abrir fuego ha sido el líder del PP, que ha acusado al presidente del Gobierno de lanzar las reformas para tapar su "falta de ideas". Zapatero ha replicado que el PP tiene "alergia a las reformas" y le ha advertido de que a "las fuerzas políticas que se niegan a las reformas, normalmente les reforman los ciudadanos en las urnas".

Poco ha parecido importarle a Rajoy las advertencias del presidente y ha insistido, tomando prestada la terminología usada antes por Zapatero, que "tener alergia a los conocimientos siendo presidente del Gobierno es demoledor. Un presidente del Gobierno debe tener al menos una cierta idea de España y contarla". Así, el presidente del PP ha instado a Zapatero a que fije "cuál es su criterio y cuál es su opinión" sobre la reforma constitucional, en lugar de "consultar a comités de sabios para luego no hacer nada". En este sentido, ha recordado a Zapatero que debería ser él "y no el señor Rubio Llorente" (presidente del Consejo de Estado), quien tome la iniciativa, por lo que le ha pedido que retire la consulta elevada al Consejo de Estado para que se pronuncie sobre la futura reforma, dictamen que la ley establece como obligatorio en el caso de anteproyectos de reforma constitucional.

Zapatero ha contestado a ese reproche aplaudiendo la "libertad de criterio" y la "acreditada trayectoria" de Francisco Rubio Llorente, quien ha generado la última polémica tras abogar por incluir el término "comunidad nacional" en sustitución del de "nacionalidad" en la futura reforma de la Constitución.

"Orgía permanente"

Rajoy ha replicado que el Consejo de Estado "no está para suplir ni su falta de ideas ni su ausencia de convicciones", y le ha advertido de que con "declaraciones arcangélicas no se vive permanentemente". El choque dialéctico entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición se ha producido cuando Zapatero ha sacado a relucir unas declaraciones del presidente del PP en las que calificaba la política exterior del Ejecutivo de "orgía permanente". Zapatero ha dicho irónicamente, entre el griterío de los diputados socialistas y populares, que "no es para tanto", y ha invitado al presidente del PP a comprobarlo en un futuro cuando se produzca un viaje al extranjero. En este punto, el presidente del Congreso, Manuel Marín, ha tenido que interrumpir la sesión de control en varias ocasiones para pedir silencio. Incluso, ha llegado a llamar al orden al portavoz adjunto del Grupo Popular, Vicente Martínez-Pujalte.

Zaplana vs De la Vega

La de esta tarde ha sido una sesión agitada, porque también han entrado en acción el portavoz del PP, Eduardo Zaplana, y la vicepresidenta primera del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega. Ellos han protagonizado el segundo asalto del pleno, en el que han discutido sobre el desprestigio o no de las instituciones. El dirigente popular ha asegurado que desde que el PSOE está en el poder organismos como el Consejo General del Poder Judicial, el Fiscal General del Estado o el Consejo de Estado han sufrido un importante deterioro. También ha vuelto a denunciar que el Gobierno rechace investiguar más sobre los atentados del 11-M, llegando a manifestar que los socialistas no es que quieran echar "sal sobre la herida" (frase lanzada por Zapatero el pasado sábado) sino que lo que quieren es "echar cemento" sobre el mayor drama de nuestra reciente historia. De la Vega ha destacado, por su parte, que el Gobierno está trabajando duro para volver a prestigiar a las instituciones tras su ocupación en el mandato popular.