Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco marroquíes mueren y otros 17 resultan heridos en un accidente de autobús en Burgos

Por causas que se desconocen, el vehículo perdió el control y volcó la pasada madrugada en un tramo recto de la vía

Cinco ciudadanos marroquíes han muerto la pasada madrugada y otros 29 han resultado heridos en el accidente de tráfico del autocar en que viajaban, ocurrido en la carretera AP-1 a su paso por la localidad de Quintanapalla (Burgos). De los heridos, 17 están ingresados en un hospital y, de ellos, tres se encuentran en la UVI, según ha informado la Subdelegación del Gobierno. Por el momento, se desconocen las causas del accidente, que se ha producido en una recta.

El accidente se produjo a la 1.55 horas en el punto kilométrico 10,800 de la autopista AP-1 (Burgos-Armiñón), cerca de Quintanapalla, cuando el autocar con matrícula marroquí 10739/11, que procedía de París y tenía como destino Casablanca (Marruecos), se salió de la calzada por la izquierda en un tramo recto de la vía, cruzó la mediana y circuló en sentido contrario hasta que volcó sobre su lateral izquierdo. El autobús, debido a la fuerza de su propio impulso, se desplazó hasta la mediana de la autopista, donde finalmente quedó siniestrado. En el vehículo viajaban 34 personas y tres conductores.

A consecuencia del impacto, cinco personas han fallecido y otras 29 han resultado heridas. Los muertos son los ciudadanos de Marruecos L.M., de 66 años; S.E., de 55; A.K., de 69; M.O., de 57 y M.B., todos ellos varones. Asimismo, resultaron heridos de gravedad 10 de los pasajeros, mientras que otras 19 personas sufrieron heridas de carácter leve. Al lugar del accidente se trasladaron varias ambulancias y servicios de atención sanitaria de la Cruz Roja y del 112, así como los bomberos de Burgos y varias dotaciones de la Guardia Civil.

Los primeros en atender a los heridos fueron otros s pasajeros de un autobús que viajaban detrás del vehículo siniestrado, ocupado por estudiantes polacos que realizan un viaje por España. Varios de los heridos no pudieron ser rescatados hasta que una grúa de grandes dimensiones llegó al lugar y logró levantar el autocar siniestrado. Posteriormente, los 29 heridos fueron trasladados al hospital General Yagüe de Burgos. El director médico del hospital, Joaquín Troyenque, ha explicado que 12 de los heridos fueron dados de alta a lo largo de la mañana, mientras que el resto permanecen ingresados en diversas plantas del centro hospitalario como traumatología, cirugía, pediatría o cirugía plástica.

Fuentes de este centro sanitario han precisado que tres de los heridos graves están internados en la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI). Troyenque ha añadido que hoy no se harán efectivas más altas, aunque, dependiendo de su evolución, sí está previsto que alguno abandone el hospital mañana, momento en el que pasarán a ingresar en la Residencia Gil de Siloe de Burgos. Los heridos dados de alta han sido alojados en un hotel de la ciudad, donde serán recogidos en las próximas horas por otro autocar para llevarlos hasta su destino. Fuentes hospitalarias han indicado que se ha solicitado al Consulado de Marruecos intérpretes y psicólogos para atender a los heridos.

En cuanto a las causas del siniestro, el delegado de la Junta de Castilla y León en Burgos, Jaime Mateu, ha explicado que la posible causa fue un despiste del conductor, ya que el estado de la carretera y las condiciones climatológicas eran buenas. Por su parte, el alcalde de Burgos, Juan Carlos Aparicio, que ha visitado el hospital para interesarse por el estado de los heridos, ha explicado que el autocar estaba en buen estado y la empresa cumplía con la normativa para viajes de largo recorrido, con el número de conductores reglamentario. Fuentes de Tráfico han asegurado a Efe que en el lugar del accidente no había niebla ni placas de hielo en la calzada y que la visibilidad era buena. Las mismas fuentes han explicado que el conductor del autocar deberá permanecer en Burgos al menos hasta que declare ante la autoridad judicial.

El más grave desde 2003

El accidente ocurrido la pasada madrugada en la provincia de Burgos eleva a 17 el número de siniestros de autobuses con dos o más víctimas mortales desde el año 2000. Además, este siniestro es el más grave de los registrados en las carreteras españolas con vehículos de pasajeros desde el 28 de abril de 2003, cuando tuvo lugar otro en Pina de Ebro (Zaragoza) en el que murieron seis personas y 33 resultaron heridas.

Este accidente tuvo lugar en el kilómetro 37,500 de la autopista A-2 cuando el autobús se empotró contra el pilar central de un puente del AVE. El 18 de mayo del mismo año la colisión entre un autocar y un turismo provocó la muerte de dos personas y una treintena de heridos, entre Cáceres y Trujillo.

Ya en 2004, el 7 de junio en Mendavia (Navarra) murieron dos personas y el 28 de agosto en la A-5 fallecieron otras dos y más de treinta resultaron heridas al volcar un autobús, tras atropellar a los dos ocupantes de un turismo que había sufrido un accidente. Además, el 20 de septiembre del pasado año el vuelco de un autocar al sur de Gran Canaria produjo la muerte de dos turistas escoceses y otros siete resultaron heridos.

Más información