Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía halla instrucciones para fabricar explosivos en la celda de un preso islamista

Abdelkrim Beresmail, condenado por pertener al Grupo Islamista Armado, estuvo también en contacto con el autor del primer ataque contra el World Trade Center, según la Cadena SER

La policía ha encontrado anotaciones que explican cómo fabricar una explosivo casero en la celda de Abdelkrim Beresmail, según la Cadena SER. Beresmail está condenado por petenercer al Grupo Islamista Armado (GIA) y mantuvo contacto hasta 2001 con Mohamed Achraf, el jefe de la célula terrorista desmantelada esta misma semana.

Los agentes practicaron dos registros en la celda de Beresmail, según la emisora de radio. En el realizado el 20 de octubre se encontró una agenda vieja con anotaciones a mano de decenas de direcciones en Europa y en España que se están investigando. En ella había también muchas notas dobladas, una de las cuales recoge una fórmula para fabricar explosivos caseros con cloratita, clorato de amonio, azufre y azufre en polvo. Además, se indica que todos esos componentes se pueden comprar en tiendas de productos agrarios.

Entre los papeles de Beresmail aparecen los nombres de dos etarras, Ariet Iragi y Henry Parot, junto a la dirección de la cárcel en la que cumplen condena, la prisión de Córdoba. Sin embargo, la investigación policial no ha encontrado ninguna relación entre ellos: no hubo contacto postal ni telefónico ni del islamista hacia los etarras, ni de los dos terroristas vascos hacia Beresmail.

Radical

Además, la Cadena SER informa de la existencia de dos informes muy significativos para entender el radicalismo y el odio indiscriminado hacia los cristianos de este preso, uno de los jefes de la célula islamista que quería atentar contra la Audiencia Nacional. Se trata de dos minutas elevada por funcionarios a la dirección de instituciones penitenciaras con el PP en el Gobierno.

En octubre de 2003, tras un altercado violento en el que se enfrenta a los funcionarios, Abdelkrim Beresmail asegura que recibe un trato racista, que no respeta las leyes españolas y que su única ley es la de Alá. Los funcionarios de prisiones manifiestan en el informe que su influencia es muy negativa para el resto de presos y ponen ejemplos de personas que han ingresado en prisión con un comportamiento normal y han salido completamente radicalizados.

El otro informe está fechado en diciembre de 2003, también durante la etapa de los populares. Recoge el comportamiento de Beresmail al conocer la suerte de los siete agentes del CNI asesinados en Irak. Lo celebró aquel día y también cuando se enteró del atentado del 11-S y del 11-M.