Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

En libertad seis de los siete detenidos esta semana por su presunta vinculación con ETA

La Guardia Civil ha liberado a tres de los arrestados sin ponerlos a disposición del juez

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha dejado hoy en libertad a tres de las personas arrestadas esta semana en el País Vasco por su presunta relación con la organización terrorista ETA. La Guardia Civil ha liberado a otros tres detenidos, que ni siquiera han pasado a disposición judicial. El juez ha decidido prorrogar la detención de José Luis Beotegi, arrestado ayer en Miravalles (Vizcaya).

Ante Andreu han comparecido hoy, además de Beotegi, Aimar Guzón y José Ramón Unanue, detenidos el miércoles en Irún y San Sebastián, respectivamente, y Ascensión Canellada, arrestada ayer en San Sebastián. Guzón ha negado tener contacto alguno con la organización terrorista, mientras que Unanue y Canellada han reconocido que ETA trató de captarles, pero ambos rechazaron la oferta.

Juan José Zarautz, Arantzazu Sánchez y Aimar Ayarza han sido puestos en libertad por la Guardia Civil sin llegar a haber pasado ni siquiera a disposición judicial. Todas estas detenciones son consecuencia de las declaraciones del camionero donostiarra Pedro María Alcantarilla, arrestado el domingo en un área de servicio de Burgos.

José Luis Beotegi Ibáñez de Opakua, de 55 años, fue arrestado a las cuatro de la tarde de ayer en el número 23 de la calle Udiarraga, en Ugao-Miraballes (Vizcaya). Se trata de un viejo conocido de las fuerzas de seguridad que no tiene causas pendientes con la justicia. Estuvo a finales de los años 80 en Argelia, incluso en el periodo en el que ETA y el Gobierno mantuvieron negociaciones en dicho país. Posteriormente, las autoridades argelinas lo expulsaron a la isla africana de Cabo Verde, donde estuvo confinado hasta que regresó a Francia con otro grupo de deportados, en 1996. Tras participar en un encierro en la catedral de Bayona para exigir su regularización, logró escapar de una operación policial de desalojo. Poco más tarde, regresó a España al no tener causas pendientes.