Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA MATANZA DEL 11-M | La investigación

Del Olmo deja en libertad a tres de los detenidos por suministrar explosivos

Del Olmo mantiene en prisión a otros tres de los arrestados la semana pasada al tiempo que levanta parcialmente el secreto de sumario de la trama de los explosivos

El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo, encargado de la investigación de los atentados del pasado 11 de marzo en Madrid, ha acordado hoy la puesta en libertad de los hermanos Antonio y Carmen Toro Castro, esposa y cuñado del ex minero asturiano José Emilio Suárez Trashorras, en prisión desde el 22 de marzo acusado de facilitar los explosivos con los que se cometió la masacre, según han informado fuentes jurídicas. El juez también ha dejado en libertad al último detenido en Asturias en relación con esta trama.

Con respecto a los hermanos Toro, el juez les mantiene imputados en la causa y les impone la obligación de comparecer semanalmente en el Juzgado, comunicar domicilio y teléfono, al tiempo que se les prohibe salir del país. Por otra parte y tras tomarle hoy declaración, el juez Del Olmo ha dejado en libertar al último detenido en Asturias, Sergio Álvarez, de 23 años, a quien se le imponen las mismas medidas cautelares que a los hermanos Toro.

Álvarez ha asegurado ante el juez que el pasado 5 de enero llevó a Madrid una bolsa que le dio a Jamal Ahmidan El Chino -uno de los responsables del 11-M que se suicidó en Leganés (Madrid)- por indicación de Trashorras, aunque éste le dijo que lo que llevaba era CD piratas y que no se preocupara porque si le cogían con ellos "como mucho" le pondrían una multa. Según su relato de los hechos, no comprendió la trascendencia del encargo hasta que se enteró de los atentados, de la detención de Trashorras y vio la foto de El Chino en los medios.

Levanta parcialmente el secreto de sumario

Por llevar la bolsa le prometieron 600 euros que nunca llegó a cobrar. Al ser preguntado por qué no acudió entonces a la Policía, el joven contestó que no lo hizo por miedo. Del Olmo ha creído por el momento esta versión de los hechos y, según el auto, decide dejarle en libertad ante "su aparente desconocimiento de la sustancia que transportaba". Además, en el mismo auto en el que decreta la puesta en libertad de estas tres personas, el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 ha acordado alzar parcialmente el secreto de sumario relativo a la investigación sobre el suministro de los explosivos.

No obstante, advierte que "la investigación sobre la obtención y transporte de las sustancias explosivas no está concluida, lo que obliga a extremar las cautelas para preservar las fuentes de la prueba, su alteración, manipulación o desaparición", lo que considera justifica el mantenimiento en prisión de tres de los detenidos en las dos últimas semanas en Asturias en relación con esta trama. Así, el magistrado mantiene en prisión a sólo tres de los de los ocho detenidos en Asturias por su presunta cooperación en el transporte de los explosivos.

Se trata de Emilio LLano (vigilante de la mina Conchita), Iván Granados y Raúl González Peláez (picador de la mina Collada y Anexas), a los que el juez acusa de colaboración con banda armada y al primero de ellos le imputa además un delito de cooperación en el transporte de explosivos por ser quien presuntamente propició la sustracción de la dinamita y de los detonadores. A los tres se les ha levantado a las 17.00 horas la medida de incomunicación. A estos detenidos se suma el menor de 16 años, G.M.V., detenido esta semana en Avilés, para el que el juez de menores de la Audiencia decretó su internamiento en un centro por un periodo de tres meses prorrogable a otros tres, por lo que contra él se sigue un procedimiento aparte del que instruye Del Olmo.