Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No me llames Madonna, llámame Esther

La cantante cambia su nombre de pila por otro judío

Madonna ha asumido en los últimos años una nueva imagen pública más acorde con la de una 'buena chica judía' que con la de una Material Girl (chica materialista). Quizá por eso la cantante ha decidido cambiar su nombre de pila, Louise Verónica, por otro hebreo: Esther.

La cantante, criada en el seno del catalocismo, ha confesado durante una entrevista concedida a un programa de la cadena ABC, que la decisión de adoptar el nombre de la reina bíblica viene de su afición al estudio de la Kábala, una doctrina del judaísmo.

Madonna fue bautizada como Louise Verónica en honor a su madre que murió de cáncer cuando ella era muy pequeña. "Quería relacionar mi ser con otro nombre", ha declarado Madonna. "No es de ninguna manera una forma de renegar de quién fue mi madre. Es una forma de unirme a la energía de un nombre diferente", ha explicado.

"Recoge tu mierda"

Como ama de casa, la mujer del director de cine británico Guy Ritchie y madre de dos niños ha confesado que uno de sus principales lemas como educadora es: "Recoge tu mierda". "Mis niños tienen que limpiar lo que ensucian y sus habitaciones", ha explicado. "Normas de buena educación como decir 'gracias', 'por favor', llevar tus platos al fregadero, ser agradecido. Si ser una persona decente es ser tradicional, entonces yo soy tracicional".

La cantante de 45 años asegura que ha superado la imagen de sex siymbol cultivada desde hace dos décadas a través de videos como Like a Virgin y Material Girl, pese a los tórridos besos que dio a Britney Spears y Christina Aguilera en la gala de la MTV. "He pasado al menos una década quitándome la ropa y sacándome fotos, diciendo palabrotas en la televisión y haciendo cosas por el estilo. No me arrepiento, pero todo el mundo se quita la ropa y después, ¿qué?", ha dicho la actriz.

Madonna sabe que amplios sectores del mundo del espectáculo han criticado que practique la kábala porque creen que se trata una moda más adoptada por un famoso excéntrico. La cantante ha aclarado que su práctica es sincera. "Estoy un poco cansada de que la gente piense que esto es sólo una moda a la que me he apuntado. Me lo tomo muy en serio", ha sentenciado.