Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maragall reconoce que ha perdido la confianza en Carod Rovira tras la crisis del Gobierno catalán

El presidente de la Generalitat insta al líder de ERC ha informarle sobre su reunión con la cúpula terrorista para poder trasladar sus palabras al Ejecutivo español

El presidente de la Generalitat catalana, Pasqual Maragall, ha "perdido la confianza" en el que fuera su conseller en cap durante unas semanas, Josep Lluís Carod-Rovira, y le ha exigido que informe al Gobierno central sobre su encuentro con dirigentes de la organización terrorista ETA.

Maragall llegó a la presidencia del Gobierno catalán de la mano del líder de Esquerra Republicana. El PSC pactó con este partido y con ICV para imponerse a CiU, que había logrado más escaños en las elecciones autonómicas del 16 de noviembre. Sin embargo, apenas unas semanas después de la toma de posesión del nuevo Ejecutivo el diario Abc publicó la noticia de la reunión de Carod Rovira con la cúpula etarra, que supuestamente se produjo a principios de enero en el sur de Francia.

La crisis política desencadenada a raíz de esta información obligó a Maragall a pactar con Carod Rovira una salida alambicada de la Generalitat. El líder de ERC se presenta a las elecciones generales del 14 de marzo como cabeza de la lista de su partido en Barcelona, pero no ha descartado públicamente que, tras los comicios, vaya a regresar al Ejecutivo catalán.

Maragall ha cerrado hoy esta puerta con un candado más durante la clausura de la XXII Escuela de Invierno de su partido, que se ha celebrado entre ayer y hoy en Tarragona. "Aún estoy esperando de Carod Rovira el informe por escrito de lo que pasó" en la reunión, puesto que "tenemos la obligación de dar conocimiento al Gobierno español" de todos los detalles de ese encuentro, ha señalado el presidente catalán.

Sin embargo, Maragall ha querido dejar claro que esa pérdida de confianza no se extiende a ERC, que ha mantenido en esta crisis "una actitud modélica como partido dentro del Gobierno". Además, el presidente catalán ha arremetido contra "la extrema derecha" española, a la que ha acusado de "escampar mentiras sobre la actitud de ERC", y ha defendido el comportamiento de su Gobierno como "intachable".