Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:COMPROMISO MATRIMONIAL DEL HEREDERO DE LA CORONA

Tres novias no oficiales y muchos rumores

Letizia Ortiz es la primera novia oficial del Príncipe, que estuvo relacionado anteriormente con Eva Sannum e Isabel Sartorius

Con la elección de la periodista Letizia Ortiz, el Príncipe Felipe ha puesto fin al largo debate social y político sobre su futura esposa. Aunque nunca hasta ahora había tenido una novia oficial, ya que las casas reales no anuncian noviazgos sino compromisos de boda, el Príncipe ha mantenido varias relaciones sentimentales, unas conocidas y otras no, que han llenado las páginas de la prensa del corazón y han levantado encendidos debates sobre la idoneidad de las candidatas. Entre su primera novia, Victoria Carvajal, y Leticia Ortiz, el futuro Felipe VI ha mantenido sonadas relaciones con Isabel Sartorius, Gigi Howard y, sobre todo, la modelo noruega Eva Sannum.

Aunque su primera relación fue con Victoria Carvajal, mucho más conocida fue la que mantuvo a finales de los años 80 y principios de los 90 con Isabel Sartorius, que ha pasado a ser considerada como el primer amor del Príncipe. El noviazgo se convirtió en la comidilla nacional, pese a que ni don Felipe ni la Casa Real admitieron su existencia. "No tengo novia y estoy sin compromiso y, de haber existido algo de verdad, la prensa lo habría estropeado", aseguraba en septiembre de 1989 sobre su relación con Sartorius, primogénita del matrimonio formado por Vicente Sartorius, marqués de Mariño, e Isabel Zarraluquí.

Esta relación se rompió en el verano de 1991, como el heredero se encargó de confirmar durante una visita a Buenos Aires, en septiembre de ese año. "Eso se ha terminado". Sarturius llegó a recibir el tratamiento de novia por parte de algunos medios, que sustuvieron hasta 1993 que la relación se mantenía mientras que se llegó a hablar de que la Casa Real iba a anunciar oficialmente el enlace con Tatiana de Liechtenstein, hoy casada y madre de dos hijos. Pero no fue así. Para entonces, el Príncipe estaba centrado en sus estudios en Estados Unidos y Canadá. La noticia de un nuevo noviazgo saltaba en 1990: don Felipe era fotografiado en la isla de San Martín junto a la estudiante estadounidense Giselle Gigi Howard.

La ruptura con Eva

La joven, residente en Nueva York, fue incluso sometida a espionaje por parte de un periodista español que llegó a pinchar sus teléfonos. Fue en el juicio por este espionaje, celebrado en agosto de 1996 en el tribunal penal de Nueva York, donde la propia joven se encargó de desmetir la existencia de un noviazgo. Pero, todavía en abril de 1997, el príncipe Felipe estuvo durante las vacaciones esquiando en Colorado con Howard. Pero la relación más sonada del Príncipe y la última hasta la fecha fue la que mantuvo con la modelo noruega Eva Sannum, un noviazgo de algo más de cuatro años que nunca fue confirmado oficialmente, pero sí en cambio la ruptura. El 14 de diciembre de 2001, el príncipe anunció que su "relación" había acabado. "Por razones estrictamente personales y particulares, cada uno seguirá su camino en la vida", dijo el Príncipe durante una conversación en La Zarzuela con un grupo de periodistas.

"La decisión ha sido tomada libremente y de mutuo acuerdo", explicó. Con esta palabras ponía fin a una amistad que comenzó en otoño de 1997, cuando ella acababa de llegar a Madrid para trabajar como modelo. Pero se habían conocido meses antes, cuando en una fiesta privada les había presentado el príncipe Haakon de Noruega. Don Felipe siempre intentó que sus encuentros fueran lo más discretos posibles, pero ante el acoso de la prensa, Eva decidió regresar a Oslo. A pesar de las distancia, la relación continuó y sus citas, siempre en el extranjero y arropadas por amigos, fueron profusamente fotografiadas: en India, en la estación de esquí de Frognersetren (Noruega), en un cine en Oslo, en una isla del Caribe, en una cacería en Alemania, en Saint Moritz (Suiza), en París... Los rumores de un anuncio de compromiso fueron insistentes, lo que dio lugar a todo tipo de comentarios y, sobre todo, de críticas al origen pleveyo de Eva y a su falta de preparación.

Hasta que el 25 de agosto de 2000 fueron fotografiados durante la boda del príncipe Haakon y Mette-Marit en Oslo. Era la primera vez que el heredero y la modelo eran retratados juntos en un acto público. Un día después, la Casa del Rey reconocía la "amistad" entre ambos, mientras la prensa rosa y también la considerada seria se llenaba de comentarios sobre estas fotos, debido al escotado traje de la modelo y a la copa de cognac que tenía en las manos. Desde entonces los encuentros se fueron espaciando hasta que don Felipe dio por concluida la relación.

Desde la ruptura con Eva, se le ha relacionado con la actriz estadounidenses Gwyneth Paltrow, que pasó parte de su infancia en Talavera de la Reina; y con Diana-Martínez Bordiú, sobrina segunda de Carmen Martínez-Bordiú. En enero de 2002, Don Felipe aseguró a EFE que la mujer con la que decidiera casarse debería "conocer, apreciar y saber representar" la función de la Corona en la sociedad española, pero que sería una persona de la que se sintiera "enamorado". Con Leticia Ortiz, parece haber encontrado a la persona con la que hacer realidad estas palabras.