Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

"Cabrón, soy el padre de Miguel Ángel Blanco y has matado a mi hijo"

El familiar del edil asesinado en 1997 increpa al primer acusado por el crimen al final del segundo día de juicio en la Audiencia Nacional

Miguel Blanco es el padre de aquel concejal del Partido Popular asesinado por ETA en la localidad vizcaína de Ermua el 12 de julio de 1997. La Audiencia Nacional juzga ahora por primera vez a un miembro de la organización terrorista por ese asesinato, en concreto a Ibón Muñoa, que admitió ayer haber participado en el crimen. Miguel Blanco no ha podido resistir hoy la tensión y ha quebrado de emoción el proceso judicial al increpar al Muñoa al final de la vista: "Hijo de puta, cabrón, asesino, soy el padre de Miguel Ángel Blanco y has matado a mi hijo".

Muñoa, ex concejal de Herri Batasuna en el Ayuntamiento guipuzcoano de Eibar y condenado a 10 años de cárcel por pertenecer a ETA y falsificar matrículas, reconoció ayer que alojó en su casa "por solidaridad" a los miembros del comando Donosti Xabier García Gaztelu, Txapote; Irantzu Gallastegi, Amaia y José Luis Geresta, Oker, los días anteriores al secuestro y asesinato de Blanco.

Secuestrado en la parada del tren

El concejal del PP en Ermua fue secuestrado el 10 de julio de 1997 en el apeadero del tren de Ermua y asesinado en Lasarte (Guipúzcoa) dos días después. Los presuntos autores materiales, Txapote y Amaia, se encuentran presos en Francia pendientes de extradición, mientras que Oker falleció el 19 de marzo de 1999. La fiscal Olga Sánchez reclama para Muñoa penas que suman 24 años y tres meses de prisión por entender que fue cooperador necesario en el secuestro del concejal y encubridor de su asesinato.

Al juicio acudieron ayer María del Mar Blanco, hermana de la víctima; Carlos Iturgaiz, presidente del PP del País Vasco; Carlos Totorica, alcalde de Ermua; Enrique Villar, delegado del Gobierno en Euskadi, y un numeroso grupo de militantes del PP, entre los que destacaba el diputado Gabriel Cisneros. Al terminar la sesión, María del Mar Blanco afirmó: "Estoy contenta porque por fin después de seis años, se va a hacer justicia del secuestro y posterior asesinato de mi hermano y estoy deseando que esta gentuza lo pague y lo pague con creces porque a mí, desde luego, me han hecho muchísimo daño. Les deseo lo peor [con voz entrecortada], que les caigan los más años posibles".

Tras el cristal blindado

Hoy su padre ha ido más allá, y se ha levantado al final de la vista para insultar a Muñoa, según informa José Yoldi. Sus palabras fueron recibidas con aplausos por los asistentes. El acusado, que se hallaba al otro lado del cristal blindado en el que se encuentran confinados los acusados de terrorismo, estaba siendo esposado por los agentes y se limitó a mirar hacia la sala. Es posible que, dado que el recinto está insonorizado, sólo escuchara los aplausos.

Los padres de Miguel Angel Blanco no acudieron ayer al juicio, pero hoy han tenido que declarar. Miguel Blanco explicado que Muñoa debe pagar porque su familia "lleva seis años sufriendo": "A esta gentuza le daría el máximo sufrimiento que llevamos nosotros. Les deseo la pena máxima y que la cumplan completamente".