Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alberdi insiste en que no dejará su escaño y critica las "luchas cainitas" de la FSM

La ex ministra asegura que la dirección se ha "radicalizado" y ha abandonado el centro

La ex ministra Cristina Alberdi ha pasado por Hoy por hoy y ha defendido su derecho a discrepar con la actual dirección del PSOE y de la FSM, a pesar de que la dirección federal le ha abierto un expediente por deslealtad con el partido. Además, Alberdi ha insistido en que no dejará su escaño en el Parlamento.

De hecho, la ex ministra ha desvelado que José Blanco le propuso ayer mantenerse como militante de base y dejar su escaño para no ser expedientada. Alberdi ha asegurado que no acepta la propuesta de Blanco: "Defenderé mi libertad de expresión".

Alberdi, ex presidenta de la Federación Socialista Madrileña (FSM), que ayer anunció su dimisión como secretaria de Programas y Estudios por discrepancias con la línea de Rafael Simancas, ha cuestionado de nuevo la manera en que la dirección socialista ha gestionado la crisis de Madrid. "Se ha identificado mal el problema y se ha culpado al PP sin pruebas cuando el origen del problema debería haberse buscado en las luchas cainitas de la FSM", ha asegurado Alberdi, que ha recordado que el grupo de Tamayo y Sáez apoyaron a José Luis Rodríguez Zapatero en el 35º Congreso y "ahora consideraban que tenían derecho a obtener prebendas".

Alberdi ha esbozado su percepción de la FSM: una federación que tiene en las familias un "problema estructural muy difícil de solucionar".

Acuerdo en el fondo pero no en la forma

La ex ministra considera que con su actuación no ha hecho daño al PSOE: "Muchos compañeros me han dicho que están de acuerdo con el fondo de mi crítica pero no con las formas porque hacen daño al partido. No creo que haya hecho daño al partido". Además, ha recordado que planteó sus críticas en los órganos de dirección socialistas.

Alberdi cree que la dirección federal se ha radicalizado y ha lanzado una "estrategia de izquierda plural" que ha abandonado "el voto moderado". Sin embargo, rechaza que esta crítica la acerque al PP, como le ha sugerido Jesús Caldera, el portavoz parlamentario socialista. "Caldera está más cerca de IU que de los postulados programáticos tradicionales del PSOE", ha advertido.

Además, ha recurrido al ejemplo de los laboristas británicos, donde Robin Cook lidera un grupo enfrentado a la dirección del partido y al primer ministro, para justificar su negativa a dejar el escaño. "Tengo posturas más templadas en algunos temas, pero no coincido con el PP".