Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OFENSIVA TERRORISTA

El tercer atentado contra miembros del PSE en un mes

Juan Priede Pérez es la primera víctima mortal de la banda terrorista en 2002

En 2002 esta es la sexta acción de ETA. Y el de hoy es el tercer atentado contra miembros del PSE que lleva a cabo este año la banda terrorista, el primero con una víctima mortal.

El 13 de enero, la banda terrorista sembró el pánico en el centro de Bilbao al hacer estallar un coche bomba junto a un centro comercial, cargado con entre 15 y 20 kilos de explosivo. Pocos días después, el 17 de enero, ETA envió tres paquetes bomba a directivos de medios de comunicación del País Vasco. La Ertzaintza desactivó los artefactos, que contenían 150 gramos de dinamita Titadyne.

Aproximadamente un mes después, el 19 de febrero, ETA intentó asesinar con una bomba lapa colocada en su vehículo a Eduardo Madina Muñoz, de 25 años, secretario de Política Institucional de las Juventudes Socialistas de Euskadi, el mismo día en que el PSOE, el PP y el Gobierno central reunían al Pacto Antiterrorista. El joven socialista perdió la pierna izquierda.

Nueve días después de dejar mutilado a Eduardo Madina, la banda terrorista intentó asesinar con más de 20 kilos de dinamita escondidos en un carrito de la compra a la concejal del PSE, Esther Cabezudo Martínez, de 56 años, teniente de alcalde de Portugalete (Vizcaya). Ella y su escolta privado, Iñaki Torres Mediavilla, de 30 años , salvaron la vida gracias a que los etarras habían orientado el artefacto en la dirección contraria al lugar por el que ambos caminaban.

Tras haber perpetrado dos atentados en menos de tres semanas, el comando Vizcaya de ETA sumó el 5 de marzo a su ofensiva la colocación de una bomba con 21 kilos de explosivo en los lavabos de la Bolsa de Bilbao, junto a un depósito de combustible. El artefacto, colocado en un céntrico edificio que carecía de medidas de seguridad antiterroristas, no llegó a estallar porque falló el sistema para activar la carga.