Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPERACIÓN ANTIDROGA

De mariscador furtivo a narcotraficante

'Sito Miñanco' siguió el camino de otros contrabandistas de tabaco de la ría de Arosa que decidieron pasarse al tráfico de drogas, una actividad mucho más lucrativa

El club de fútbol de su pueblo, del que llegó a ser presidente, y el mismo Ayuntamiento, fueron destinatarios de sus donaciones, encaminadas a dorar su leyenda con un cargo público y el título de hijo predilecto de Cambados.

Sito Miñanco siguió el camino de otros contrabandistas de tabaco de la ría de Arosa que decidieron pasarse al tráfico de drogas, una actividad mucho más lucrativa. Esta nueva actividad delictiva proporcionó una dimensión internacional a sus negocios.

Las casas que poseía en Panamá y Amberes dan una idea del alcance de sus actividades, a la vez que se corresponden con la geografía del narcotráfico internacional a gran escala. Una dimensión que no alcanzaron otros contrabandistas que siguieron el mismo camino que les llevó desde el tabaco al hachís y la cocaína, como Vicente Otero, Terito, Manuel Carballo o Marcial Torado.

Casado con una gallega que le dio dos hijas, Sito Miñanco se separó de ella para tener un hijo con Odalis de Rivera, una panameña sobrina de un ex ministro de Noriega. Su afición a las mujeres, así como a los coches caros, ha quedado patente en varias ocasiones. Así, por ejemplo, a principios de 1.991, fue detenido en un chalet de la localidad madrileña de Pozuelo en compañía de tres chicas.

Su imagen, en esa época, era un calco de los narcotraficantes popularizados por la serie televisiva Miami vice, con un toque de moderno Robin Hood siempre dispuesto a auxiliar a una familia necesitada de Cambados, especialmente si se trataba de la viuda y los hijos de alguno de sus colaboradores muertos en acto de servicio.

Sin embargo, la carrera de Sito Miñanco acabó topando con la Justicia. En la actualidad, se encontraba en libertad condicional tras haber cumplido ya las tres cuartas partes de la condena -y haber redimido pena en virtud del antiguo Código Penal- que le fue impuesta por una operación en la que introdujo unos 2.500 kilos de cocaína en España en 1990.

El narcotraficante fue condenado a 20 años de prisión por tráfico de drogas, evasión de divisas y falsedad en documento, condena que fue confirmada por el Tribunal Supremo y por el Tribunal Constitucional.

Además, Sito Miñanco tiene pendiente una sentencia de la Audiencia Nacional por el desembarco de seis toneladas de hachís en la ría de Vigo (Pontevedra) en 1997.