Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LUTO

Muere en Madrid Amparo Illana, esposa del ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez

Padecía desde hace años una grave enfermedad.- El Príncipe y Aznar visitan a la familia para transmitir sus condolencias

La familia Suárez ha expresado su deseo de desarrollar los actos fúnebres dentro de la más estricta intimidad.

El Príncipe visita a la familia Suárez

La noticia del fallecimiento de Amparo Illana ha llevado al Príncipe Felipe a visitar el domicilio madrileño de la familia Suárez. Poco antes, el presidente del Gobierno, José María Aznar, se desplazaba hasta allí para transmitir sus condolencias al ex jefe del Ejecutivo.

Don Felipe ha transmitido el pésame a Adolfo Suárez en en nombre de la Familia Real. La muerte de Amparo Illana ha coincidido con la visita de Estado que los Reyes realizan esta semana a Polonia, lo que no ha impedido el envío de un telegrama de pésame.

Hasta el domicilio de la familia Suárez se han acercado también el ministro portavoz Pío Cabanillas, el secretario de Estado de Justicia, José María Michavila, y el delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Javier Ansuátegui.

Otras personalidades han trasladado su pésame a Suárez por teléfono o a través de un telegrama. Es el caso del ex presidente Felipe González y de las presidentas del Congreso y el Senado, al igual que el vicepresidente primero y ministro del Interior Mariano Rajoy.

Los líderes de los principales partidos han trasladado también a la familia su solidaridad.

Una mujer discreta que luchó contra el cáncer

Nacida en Madrid pero de ascendencia vasca, Amparo Illana conoció a Suárez en Ávila, donde ella veraneaba con su familia. Se casaron en 1961 y tienen cinco hijos: María Amparo (Marian), Adolfo, Laura, Sonsoles y Javier.

Mujer hogareña y dedicada a su familia, durante los años en que su marido fue presidente del Gobierno, siempre se caracterizó por su discreción, la cual continuó manteniendo tras su salida del Palacio de La Moncloa.

En 1994 le detectaron por primera vez un cáncer de mama, enfermedad que también le fue diagnosticada a su hija mayor, Marián, a finales de 1992.

Poco después, el 13 de septiembre de 1994, era intervenida quirúrgicamente en la Clínica Universitaria de Navarra.

Cuatro años más tarde, en 1998, volvió a pasar por el quirófano en la misma clínica para realizarle un trasplante de células periféricas, una alternativa al de médula. Después de ello, se instaló con su esposo en Mallorca.

En marzo de 1996 la Asociación Secretariado Pro-Gitano de Torrente (Valencia) le concedió el premio "Romi Lachi" (Mujer Buena) "por su servicio eficaz y callado en favor de los gitanos".

Amparo Illana estudió inglés en Irlanda y francés en un internado de Francia. Era aficionada a la literatura, la pintura y la música, en especial la ópera.

Su hija Mariam Suárez ha escrito el libro Diagnóstico Cáncer, un testimonio sobre la lucha contra la enfermedad. En 1993, a los 29 años, cuando estaba embarazada, le fue diagnosticado un cáncer de mama que luego se extendió al hígado, pulmón y cerebro y los médicos le dieron una esperanza de vida de máximo tres meses.