Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PERFIL | JUAN JOSÉ IBARRETXE

Un economista entregado a la política vasca

Elegido candidato del PNV para las elecciones del 13 de mayo por unanimidad del Euskadi Buru Batzar, Ibarretxe se presenta a la reelección reafirmando su triple compromiso en defensa de los derechos humanos, el diálogo político y el respeto a la voluntad de la sociedad vasca.

Economista de formación, Juan José Ibarretxe Markuartu nació el 15 de mayo de 1957, en Llodio, Alava, donde estudió bachillerato para a continuación licenciarse en Ciencias Económicas por la Universidad del País Vasco.

Militante del Partido Nacionalista Vasco (PNV) desde su juventud, con 26 años fue elegido alcalde de Llodio por el PNV, cargo que ocupa hasta 1987, aunque tres años antes -en febrero de 1984- obtiene un escaño en el Parlamento vasco.

Como parlamentario, de 1986 a 1994 ocupó la presidencia de la Comisión de Economía y Presupuestos, tarea que compaginó con la presidencia de las Juntas Generales de Alava.

En enero de 1995, el lehendakari José Antonio Ardanza le incluyó en su gabinete como vicelehendakari y consejero de Hacienda y Administración Pública, por lo que le corresponde negociar con el entonces vicepresidente segundo del Gobierno Rodrigo Rato la nueva ley de Cupo y actualización del Concierto Económico vasco.

En marzo de 1998, la Asamblea Nacional del PNV le nombra por unanimidad candidato a lehendakari para las elecciones del 25 de octubre, cita en la que su partido no logró mayoría suficiente para gobernar en solitario, pese a la tregua declarada por ETA en septiembre anterior y la aceptación del pacto político de Estella (Lizarra) suscrito por los nacionalistas (PNV, EA y EH) e Izquierda Unida ese mismo mes.

Tras meses de negociaciones, en enero de 1999, Ibarretxe contó para su investidura con los 21 votos de su partido, los 6 de Eusko Alkartasuna (EA) y los 14 de Euskal Herritarrok (EH), en lo que se interpretó como la integración del mundo de EH en la normalidad democrática.

La ruptura de la tregua el 3 de diciembre de 1999 y la vuelta a la violencia terrorista puso a su Gobierno en una situación complicada; especialmente cuando -tras un primer atentado mortal en enero del 2000- anunció una "suspensión de relaciones" con EH, en vez de la ruptura clara que le exigían PP y PSOE.

Ante el recrudecimiento de la ofensiva terrorista, que alcanzó el punto más dramático durante el verano de 2000, el PNV pidió a EH que se desmarcara de la " tutela y el chantaje a la que se ve sometida por parte de la banda" como condición para no romper los pactos municipales que mantenían ambas fuerzas políticas en Ayuntamientos vascos.

Ibarretxe subrayó entonces que, desde el asesinato del portavoz parlamentario del PSOE, Fernando Buesa, en febrero de 2000, el pacto de legislatura con EH estaba roto.

Con la retirada oficial de EH del Parlamento vasco, en septiembre de 2000, el lehendakari se queda en minoría y -pese a reiterados esfuerzos- no logra formar un tripartito con PSE-EE, por lo que desde entonces, se ve obligado a encajar 58 derrotas parlamentarias y superar dos mociones de censura.

Sobrio hasta la exageración, según sus propias palabras, Ibarretxe se define como madrugador -el "despertador" de su casa-, poco trasnochador, muy familiar, un católico no practicante, que cree en que "hay algo" después de la muerte y que asegura que "las personas desnudas nos parecemos más". Está casado con Begoña Arregui y tienen dos hijas, Nekane y Eneritz.