Sabadell gana 203 millones hasta septiembre, un 74% menos, y destinará 115 millones a reducir la plantilla

Jaime Guardiola, consejero delegado, pide ayudas del Gobierno a los sectores afectados por la falta de movilidad

Jaime Guardiola, consejero delegado de Banco Sabadell
Jaime Guardiola, consejero delegado de Banco SabadellEFE

El Banco Sabadell ha registrado un beneficio neto de 203 millones de enero a septiembre, un 74,1% menos respecto al mismo período del año anterior, por la actualización de los modelos de la normativa contable IFRS9 y por la caída de los ingresos derivada de la menor actividad por la pandemia. El mercado acogió los resultados con subidas de la acción.

La entidad ha anunciado un “nuevo plan de eficiencia en España con el fin de aumentar el margen antes de dotaciones a partir de 2021 por un importe de 115 millones”. El miércoles pasado se conoció que el banco había anticipado a los sindicatos que les presentará un plan de ajuste de plantilla que podría llegar a los 2.000 trabajadores, el 12% del total. En principio se plantea con bajas incentivadas y voluntarias, es decir, sin llegar a presentar un ERE.

La entidad dice en la presentación de resultados que el coste de los despidos "será totalmente financiado mediante la venta de deuda pública, sin impacto en capital. Asimismo, quedan significativas plusvalías latentes en la cartera de renta fija después de dicha operación, que ascienden a 1.300 millones a 26 de octubre. Para la entidad este recorte de plantilla es la principal prioridad en España.

El consejero delegado del Banco Sabadell, Jaime Guardiola, ha insistido en que no habrá despidos y que la razón del recorte es recortas gastos, el incremento de la rentabilidad y adaptarse a la rápida digitalización que se ha acelerado por la pandemia, que supuso el cierre de las oficinas. Los despidos afectarán a las territoriales y a la operativa que comprende transacciones no complejas y que se pueden canalizar por canales remotos y el autoservicio. "El banco ya ha ido haciendo políticas de ajustes buscando la sustitución de trabajos externalizados. Ahora hay que dar un paso más. Es prematuro comentar nada más porque estamos iniciando el debate con los sindicatos, pero lo vamos a hacer bien”, ha afirmado.

El 75% de los ahorros en 2021

En la rueda de prensa de presentación de los resultados del banco, Guardiola ha dicho que el 75% del ahorro se recogerá en 2021 y el resto en 2022. En paralelo a la salida de empleados en España, la filial británica, TSB, anunció hace semanas que planea cerrar otras 164 sucursales en Reino Unido en 2021 para ganar rentabilidad, lo que afectará a unos 900 empleos. Cuando acabe 2021, TSB debe haber reducido el 46% de las oficinas con las que contaba en 2019. Hasta septiembre este banco pierde 140 millones de euros.

Guardiola no quiso aclarar si el plan de reducción de plantilla se ha iniciado antes o después de comprobar que no fácil ninguna fusión de las que ha intentado, sobre todo con Bankia y el BBVA. Tampoco cerró la puerta a una integración en el futuro: “Estamos abiertos a analizar cualquier oportunidad que cree valor para el accionista". Admitió que, tras una caída de 70% en la cotización, el banco está barato y podría llegar un OPA: “Eso es una operación de mercado, estamos en un sector que no atrae a los inversores”. También reconoció que existe cierta presión de los reguladores por protagonizar una fusión.

Menos crédito y ayudas de Estado

Guardiola coincidió con Onur Genç, consejero delegado del BBVA, en que el veto al reparto de los dividendos por parte del BCE resta rentabilidad al sector y eso encarece su financiación, “lo que puede limitar el crecimiento” de los créditos. “Esto es un freno a un sector imprescindible para que la economía crezca; este es un tema que preocupa a las autoridades”, apuntó.

El número dos del Sabadell, que criticó la subida de impuestos del Gobierno por prematura, considera que la clave para el crecimiento económico en 2021 será la buena utilización de los fondos europeos. Reclamó ayudas directas del Gobiernos para los sectores afectados por los cierres, como la restauración o el turismo y los transportes por la limitación a la movilidad. “Están sufriendo por decisiones públicas y por lo tanto deberían ser ayudados. Debemos evitar la reducción del tejido empresarial que no tenía problemas antes de la pandemia”.

Además afirmó que no esperaba una alta morosidad en 2021 cuando acaben las moratorias y los avales públicos de los préstamos. “No creo que se acerque al 5%”, dijo. Y destacó que la recuperación del tercer trimestre ha sido superior a lo que esperaban: “El consumo nacional está funcionando tras la falta de turistas. Sin embargo, noviembre y diciembre no se ven tan bien por la segunda oleada”, admitió.

La entidad, que remarca que ha superado el consenso de mercado, en el tercer trimestre mejoró la actividad, ya que registró un incremento del beneficio inter trimestral del 10,9% por la recuperación del negocio principal y la disminución de las provisiones. Los ingresos del negocio bancario ―margen de intereses más comisiones netas― fueron de 3.546 millones de euros, un 6,2% menos respecto a los nueve primeros meses de 2019.

Los ingresos por margen de intereses fueron de 2.545 millones, mientras que los referentes a las comisiones netas alcanzaron los 1.000 millones. A nivel trimestral, el margen de intereses creció un 2,5% por mayores volúmenes de ingresos por las subastas de liquidez del Banco Central Europeo (BCE), y las comisiones netas crecieron un 1% por el incremento de la actividad económica.

Los créditos crecen un 4,3%

El banco, cuyo consejero delegado es Jaime Guardiola, afirma que la que se ha producido una consolidación de la recuperación comercial en el trimestre. “La actividad comercial en España ha superado o se acerca a niveles pre-Covid y se sitúa por encima de los niveles pre-Covid en Reino Unido. El crédito vivo del grupo creció un 5,5% en el año”.

La inversión crediticia bruta de enero a septiembre ascendió a 143.701 millones, lo que supone un crecimiento del 4,3% en términos anuales y del 0,2% inter trimestral. En España la inversión crediticia ha crecido un 5,3% respecto al mismo período del año anterior gracias a los préstamos ICO a empresas, pymes y autónomos.

A fecha de 12 de octubre, Banco Sabadell ha concedido un total de 10.500 millones en préstamos avalados por el ICO, y en cuanto a moratorias, la entidad ha concedido 3.660 millones, el 92% de los cuales a hipotecas.

El banco asegura que “muchas moratorias ya han vencido, sin impacto en la calidad crediticia”. Afirma que solo el 1% de la moratoria público, es decir, del ICO, que ha vencido “está en situación de morosidad”. También apunta que los otras moratorias, sin aval público, apenas han vencido por el momento.

La entidad destaca que la mejora de la calidad crediticia reduce el coste del riesgo de crédito del grupo para 2020, establecido en 85-90 puntos básico), “también respaldado por una revisión exhaustiva del análisis estructural presentado en el segundo trimestre y por la revisión de los modelos de IFRS9 con los nuevos escenarios macroeconómicos”.

La ratio CET1 fully-loaded, el de más calidad, se sitúa en 12% a septiembre, 0,9 puntos más que el trimestre anterior.

Lo más visto en...

Top 50