BCE

La gran banca española exige al BCE que le permita repartir dividendos en 2021

Santander, BBVA, CaixaBank y Sabadell consideran que esta prohibición les hunde en Bolsa porque los inversores pierden interés en sus títulos

El consejero delegado del Banco Santander, Jose Antonio Álvarez, en la presentación de resultados del primer trimestre.
El consejero delegado del Banco Santander, Jose Antonio Álvarez, en la presentación de resultados del primer trimestre.Uly Martín

En pocas ocasiones se da unanimidad entre banqueros más relevantes, pero ahora a todos les aprieta el zapato por el mismo sitio: la prohibición de repartir dividendos, decretada por las autoridades en marzo, al inicio de la crisis. La explicación del Banco Central Europeo (BCE) fue que las entidades necesitaban acaparar mucho capital para poder prestar a los clientes ante la crisis de la covid-19. Por eso, no les dejaron repartirlo a través del dividendo. A cambio, los supervisores flexibilizaron las normas contables para que no provisionar los impagos temporales de sus créditos.

Sin embargo, uno de los efectos de esta medida ha sido el hundimiento en Bolsa de las cotizaciones de los valores bancarios, que estaban tocados ya desde antes de la pandemia. Los banqueros atribuyen el rechazo de los inversores a que no reparten dividendos y les parece injusto que, tras el apoyo de las entidades a la recuperación, se les mantenga este castigo de forma general sin hacer distinciones en favor de las que tienen más capital.

El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, ha afirmado este lunes que el veto a los dividendos eleva “innecesariamente” el coste de capital de los bancos, por lo que ve recomendable que se retire.

Potencial reducción de los créditos

Álvarez, que participó en el XI Encuentro del Sector Financiero organizado por KPMG en colaboración con Expansión, American Express y Microsoft, ha resaltado la importancia de reducir el coste de capital de los bancos en este momento. Para ello, una de las vías es darles la libertad de pagar dividendos “si sus resultados le permiten hacerlo y cumpliendo con todas las regulaciones de capital”. En su opinión, la recomendación del BCE de no hacer pagos en efectivo hasta, al menos, enero de 2021, no es adecuada porque “los bancos han más que duplicado su stock de capital, pero es muy importante el flujo, que viene de la rentabilidad, de la perspectiva hacia el futuro y de la confianza que se genere. El dividendo es parte intrínseca de esto”, ha defendido.

Además, insistió en que les impide acudir a los mercados de capital por la enorme dilución que supondría, lo que les podría llevar a reducir el volumen de crédito para evitar acumular activos de riego, "Y eso para la economía sería un mal indicio”, ha advertido.

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha ido un paso más allá y ha mostrado su confianza en que el BCE retire la restricción a final de año, aunque se imponga un pago “más moderado porque si no, se crea un castigo generalizado para el sector que, honestamente, más bien inspira falta de confianza que lo que lo contrario”.

El banquero defendió que las entidades financieras en España y Europa se han ganado confianza por tener la capacidad de aguantar y ayudar a la economía como lo estamos haciendo tres trimestres después del estallido de la pandemia. "Es lógico que las políticas de dividendos se ajusten a la baja. Llevarlos a que sea cero a mí me parece que no es adecuado”, ha apuntado Gortázar.

BBVA: los bancos estadounidenses sí reparten dividendos

En el mismo sentido se ha manifestado el consejero delegado de BBVA, Onur Genç que prevé que el BCE levante el veto al reparto de dividendos. Es, ha dicho, “un tema muy importante”: el coste de capital para los bancos ha aumentado y esto hace que no llegue financiación para proyectos transformadores ni dentro de las entidades ni en otras partes de la economía. “No es bueno bloquear capital en los bancos”, ha asegurado para a continuación destacar que el resto de sectores e incluso otras entidades financieras, como las estadounidenses, sí están repartiendo dividendo. Debe haber “un equilibrio”, ha subrayado.

En cuanto al veto al pago de dividendos, Jaime Guardiola, consejero delegado del Sabadell ha avisado de que, al elevar el coste de capital, dicha medida hace que el sector bancario sea “poco invertible” para fondos y gestores, lo que puede “estrangular de alguna forma” el crecimiento económico, si bien ve “muy prematuro” pronunciarse sobre lo que sucederá con el dividendo de su entidad el próximo año, pues dependerá de sus resultados. “Este es un sector absolutamente básico para la salida de la crisis y la apuesta tiene que ser, de alguna forma, que el coste de capital se reduzca”, ha señalado.

Por estos motivos, Guardiola espera que la prohibición del BCE sea pronto eliminada y que los bancos adecúen sus políticas de dividendos para que sean prudentes.

Por otro lado, José Antonio Álvarez ha remarcado que no le preocupa “en absoluto” que entidad resultante de la fusión entre CaixaBank y Bankia adelante al Santander por tamaño y se sitúe como líder en la clasificación bancaria española. "El tamaño no me preocupa absolutamente nada. Me preocuparía si tuviéramos una cuota de mercado por debajo del 10% pero con un cuota cercana al 20%, la escala no te puede preocupar”, ha asegurado.

El directivo también ha descartado que el Santander tenga interés en participar en la nueva oleada de consolidación bancaria en España: “No estamos interesados y no miramos nada”, ha asegurado Álvarez, quien también ha afirmado que la compra de Banco Popular “ha dado los resultados esperados”, al permitir al grupo crecer en el segmento de pymes.

Lo más visto en...

Top 50