Unicaja mantiene conversaciones informales con Liberbank para una fusión

Las dos entidades habían interrumpido sus negociaciones en mayo del año pasado por divergencias sobre la valoración de los activos

Sede central de Unicaja.
Sede central de Unicaja.

En mayo de 2019 Unicaja y Liberbank rompieron sus negociaciones oficiales para cerrar una operación por las divergencias que mantuvieron sobre cuánto valía cada banco y qué participación debían tener en la entidad fusionada. Desde entonces, la rentabilidad de las entidades financieras ha empeorado por los tipos de interés negativos, situación que se ha convertido en preocupante por la crisis propiciada por la pandemia. Por este motivo, el Banco Central Europeo (BCE) está conminando a que las entidades se fusionen.

Bajo esta presión ambiental, Unicaja ha restablecido conversaciones informales con Liberbank, al igual que están haciendo otros bancos con sus competidores, analizando ventajas e inconvenientes de cualquier fusión. Según Bloomberg, la entidad malagueña se perfila para hacer otra vez una propuesta de adquisición a Liberbank. Fuentes oficiales de Unicaja y de Liberbank, consultadas por este periódico, no quisieron hacer comentarios. La agencia afirma que cuentan con la ayuda de asesores, según personas con conocimiento de la operación y que pidieron no ser identificadas porque la información es privada. Liberbank trabaja habitualmente con Deutsche Bank desde hace años como banco de cabecera para todas sus operaciones financieras y fue el que le ayudó en la operación pasada. Mediobanca fue la entidad de apoyo de Unicaja en aquellas fechas.

Por otro lado, fuentes del mercado comentaron que no existen mandatos realizados a los bancos de inversión para que realicen due diligence (estudio previo de la salud de los balances), ni se han firmado contratos de confidencialidad, ni se ha comunicado a los consejos de administración respectivos la intención de iniciar contactos para profundizar en una fusión. Sin embargo, estas fuentes también admiten que los contactos entre prácticamente todas las entidades son continuos de manera informal. Kutxabank, Ibercaja, Unicaja, Liberbank, el Banco Sabadell, el BBVA y el Santander siempre declaran que su obligación es analizar si pudiera haber una buena operación en el mercado para mejorar su posición ante la gran dificultad en la que se encuentran.

Séptimo banco más grande

De culminarse la fusión se crearía el séptimo banco más grande del país. Las negociaciones entre ambas entidades fracasaron el año pasado después de nueve meses de conversaciones, en parte por diferencias sobre la nueva estructura. Sin embargo, las discusiones nunca se detuvieron por completo y han ganado un nuevo impulso tras la unión entre CaixaBank y Bankia, dijo una de las fuentes a Bloomberg.

Unicaja tiene un valor de mercado de unos 1.030 millones de euros, mientras que Liberbank está valorado en alrededor de 691 millones. Los dos prestamistas declinaron hacer comentarios, al igual que Deutsche Bank. La consolidación bancaria se está calentando en Europa a medida que las entidades tratan de restaurar la rentabilidad golpeada por años de intereses negativos y economías con crecimientos bajos. El acuerdo de CaixaBank para absorber Bankia llegó semanas después de que la italiana Intesa Sanpaolo SpA adquiriera Unione di Banche Italiane. Estas operaciones han provocado que banqueros y asesores examinen las combinaciones puedan hacer en el baile de fusiones.

Banco de Sabadell también está explorando opciones estratégicas y ha estado trabajando con Goldman Sachs en los últimos meses sobre opciones que incluyen una venta o fusión, enajenaciones de activos o comprar un competidor más pequeño, según fuentes conocedoras.

Muchos de los problemas que provocaron el estancamiento de las conversaciones entre Unicaja y Liberbank se han resuelto desde entonces, dijo una de las fuentes. Una de las preocupaciones clave fue la insistencia del Banco Central Europeo de que los dos prestamistas tendrían que reunir más capital. Ambos han elevado desde entonces sus colchones de solvencia y los reguladores han indicado que adoptarán una postura más flexible en esos obstáculos para ayudar a impulsar el acuerdo.

Las conversaciones anteriores también se estancaron debido a diferencias sobre la propiedad del nuevo banco. Unicaja, el mayor de los dos, presionó por el 60% mientras que Liberbank quería el 42%. Accionistas en representación de ambos bancos acordaron una nueva estructura a finales del pasado año, dijo una persona con conocimiento del asunto a finales del año pasado.

Los accionistas de Liberbank incluyen las cajas de ahorros que la formaron así como Corporación Masaveu, el inversor mexicano Ernesto Tinajero y el gestor de fondos con sede en Londres Oceanwood Capital. El principal accionista de Unicaja es la Fundación Bancaria Unicaja, que posee el 49,7% del banco.

Lo más visto en...

Top 50