Álvarez-Pallete llama a modernizar de forma urgente los sistemas de regulación

El presidente de Telefónica advierte de que “no se trata de regular más, sino de desregular más”

José María Álvarez Pallete, presidente de Telefónica, en su intervención en el Foro Tendencias 2021, este jueves en Madrid. En vídeo, Pallete interviene en el Foro Tendencias 2021.FOTO: ANDREA COMAS / VÍDEO: EPV

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, ha instado este jueves a la urgente modernización de los marcos fiscales, regulatorios y de competencia. “Si queremos competir en la cuarta revolución industrial hay que actuar de inmediato sobre los actuales sistemas de regulación. Y no hablo solo de España, sino de Europa”, ha afirmado durante su intervención en el Foro Tendencias organizado por EL PAÍS y Kreab y la colaboración de la compañía que preside. “No se trata de regular más sino de desregular más”, ha subrayado Álvarez-Pallete, quien ha dado un paso más allá: “No pueden seguir jugando en el mismo campo compañías reguladas con otras que no lo están. No es justo. Y no es viable. De lo contrario, tecnologías como el 5G, clave para liderar el mundo digital, se perderán incluso antes de desarrollarse”, ha enfatizado ante la presencia de Felipe VI y la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.

Álvarez-Pallete ha constatado que el nuevo mundo digital se ha llevado por delante las viejas normas del mundo analógico y que no es posible definir el futuro con reglas del siglo pasado, abogando por “una competencia justa y viable”. Asimismo, ha puesto en valor el papel desempeñado por Telefónica durante la pandemia, para dar servicio a la sociedad: “La nueva economía exige nuevas reglas en todos los ámbitos”. Y ha subrayado que es la hora de tomar la iniciativa, de captar las señales de un mundo que parecía inamovible y que no lo era. En ese sentido, ha destacado que Europa no puede ser el terreno de juego, tiene que ser un jugador relevante en el mundo digital: “Debemos recuperar la soberanía digital que hoy se disputan otras potencias”.

“La prueba de que el marco actual no funciona es que, además de competir con las OTT, hay cientos de pequeñas operadoras de telecomunicaciones en Europa que nacen fuera de las dinámicas competitivas, amparadas en una regulación obsoleta. Así no se puede competir. Así solo se perpetúan ventajas especulativas para unos pocos a costa de debilitar a los que tienen un firme compromiso inversor, minando gravemente su capacidad de liderar la digitalización de la sociedad y perjudicando por tanto la misma. Es clave contar con mercados de telecomunicaciones sólidos, competitivos y sostenibles en cada uno de los países europeos, permitiendo y fomentando la consolidación intramercado”, ha incidido.

El presidente de Telefónica terminó apelando a la colaboración y compromiso de las empresas con la Administración con una llamada a la colaboración público-privada. “Si no capturamos las oportunidades derivadas de la digitalización, otros países lo harán. La digitalización de España tenemos que hacerla todos juntos. Es una tarea y una responsabilidad”, ha manifestado después de afirmar que por primera vez España llega a una revolución en la cabeza de los países y no en el furgón de cola.

Teletrabajo

En el mismo foro, el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, ha reclamado una apuesta mayor por la industria como mejor forma para afrontar la recuperación. “Demos importancia a lo que ha funcionado bien en este país”, y eso significa apostar por la industria del futuro. En ese sentido, ha pedido “un proyecto de modernización que apueste por la industria y la tecnología” sobre todo para apoyar a los jóvenes, los más perjudicados en la crisis. Y eso exige un acuerdode paíes de las fuerzas políticas.

Asimismo, ha advertido de que el teletrabajo no puede ser el futuro: “Mata la innovación, el trabajo conjunto de los equipos y el compartir experiencias”. No obstante, ha destacado su importancia en los últimos meses: “Nos ha venido de maravilla para abordar una crisis brutal”. Imaz, en ese sentido, alertó sobre la posibilidad de que las autoridades se planteen construir el futuro a través de la proyección de tendencias de corto plazo. En sentido contrario, defendió que los grandes campus empresariales, como el de Repsol o el de otras grandes compañías, son la mejor alternativa porque favorecen la innovación al permitir que la gente interactúe.

En la misma línea, el consejero delegado de Abertis, José Aljaro, ha afirmado que el trabajo continuo en casa no es bueno: “Somos personas y necesitamos interactuar”. En consecuencia, abogó por un sistema mixto, en el que sí se puede plantear uno o dos días de teletrabajo a la semana. “Hay que buscar el equilibrio entre la situación que había antes y la situación de los últimos meses”, añadió Aljaro.

El consejero delegado de Abertis también ha sugerido al Gobierno que implemente el pago por uso en toda la red de autovías de alta capacidad en España como una de las medidas para obtener financiación para la recuperación de la crisis pese al coste político que pueda tener. “La medida puede ser impopular, pero desde un punto de vista económico puede aportar un flujo de fondos muy importante”, ha asegurado Aljaro. La fórmula, ha explicado, podría ser que las concesionarias paguen al Estado para poder gestionar estas autovías, “que hay que mantenerlas” durante 25 o 30 años, lo que podría generar unos 100.000 millones de euros a las arcas públicas.

Por su parte, el presidente de Enagás, Antonio Llardén, se ha sumado a las reticencias sobre el teletrabajo, que no puede plantearse en el 50% de los trabajadores de su compañía, aunque ha admitido que han sobrevivido gracias a él. Y ha asegurado que es “absolutamente imprescindible” que haya nuevos Presupuestos Generales del Estado. Según Llardén, es necesario que se alcancen “una serie de acuerdos políticos básicos” para hacer frente a la crisis del coronavirus. “Es indispensable el diálogo, escuchar y pactar todo aquello que se pueda, dejando aparte temas ideológicos, y enfocar los dos o tres años que vienen con una mínima invisibilidad”, ha destacado.

Pese a la situación por la que atraviesa el país, Llardén ha valorado la oportunidad que se presenta con el plan de descarbonización: “Hay una ventaja para España de hacer unas propuestas industriales, de cadena de valor, con proyectos que arrastren y puedan atraer inversión”, ha dicho. Eso sí, ha pedido que no se desmonte la industria existente en este proceso y ha exigido un “proceso inteligente”.

Lo más visto en...

Top 50