Las tiendas abiertas en la fase 1 no podrán hacer rebajas para evitar aglomeraciones

La orden de Sanidad del sábado pide a los comercios diseñar sistemas de recogida de pedidos que eviten concentraciones

Cola para entrar este lunes en la tienda Zara de la calle Juan Flórez de A Coruña.
Cola para entrar este lunes en la tienda Zara de la calle Juan Flórez de A Coruña.Cabalar (EFE)

Desde este lunes, están o pueden estar abiertas al público las tiendas de todo tipo siempre que tengan menos de 400 metros cuadrados y no estén ubicadas en centros comerciales “sin acceso directo e independiente desde el exterior”. Lo que no podrán hacer estas tiendas es ofrecer rebajas, descuentos o cualquier reclamo o acción comercial que resulte en una aglomeración de personas en el local o sus inmediaciones. Así consta en la orden ministerial del pasado sábado en la que se detalla el levantamiento de restricciones para muchas actividades en las zonas que hayan pasado a la fase 1 de la desescalada del confinamiento para evitar la propagación del coronavirus.

El mencionado decreto, en su capítulo III, entre los artículos 10 y 14, establece las condiciones de la reapertura de los locales comerciales, detallando el tamaño (no más de 400 metros cuadrados de superficie de exposición y venta), el aforo (no más de un tercio) la distancia de seguridad entre clientes que deben asegurar en su interior (dos metros) o las medidas de higiene que deben poner en marcha los comercios para tratar de impedir el contagio del virus entre empleados y clientes. Pero un poco más adelante, en la disposición adicional segunda, establece que “los establecimientos no podrán anunciar ni llevar a cabo acciones comerciales que puedan dar lugar a aglomeraciones de público, tanto dentro del establecimiento comercial como en sus inmediaciones”.

Si bien no se menciona expresamente en esta parte que se prohíban las rebajas —incluso podría interpretarse que están permitidas siempre que no causen aglomeraciones—, la frase siguiente aclara esa prohibición, ya que dice que “esta restricción no afectará a las ventas en rebaja ni tampoco ventas en oferta o promoción que se realicen a través de la página web” del comercio que, por su definición, evidentemente no causan aglomeraciones, puesto que los clientes compran desde su casa.

Eso sí, en la norma se alerta también de las posibles aglomeraciones de personas que vayan a recoger pedidos realizados online o por teléfono. Así, la norma señala que los comercios “podrán establecer, en su caso, sistemas de recogida en el local de los productos adquiridos por teléfono o en línea, siempre que garanticen una recogida escalonada que evite aglomeraciones en interior del local o su acceso”.

Aunque a priori parezca poco probable que se produzcan grandes concentraciones en los accesos a las tiendas, sí se han registrado algunas colas a la entrada de algunos establecimientos de marcas como Zara, donde este lunes decenas de personas esperaban a la puerta de la tienda de A Coruña para poder acceder al establecimiento, tras casi dos meses sin posibilidad de visitar tiendas de ropa.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS