Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Contenido Patrocinado

Dos décadas en favor de la salud

Hace más de veinte años, DKV Seguros se convirtió en pionera de la responsabilidad social gracias, entre otras acciones, a la Fundación Integralia DKV. Desde entonces, la compañía ha ido diversificando sus propuestas, abarcando desde la preservación del medio ambiente hasta el fomento de hábitos saludables.

Dos décadas en favor de la salud

Cuando DKV apostó por la responsabilidad empresarial no solo era revolucionario pensar en un proyecto entre una empresa privada y el tercer sector, sino que actividades como el voluntariado de los empleados se percibía como un lujo que pocas empresas se podían permitir. Sin embargo, Naciones Unidas, con los Objetivos del Milenio primero, y ahora con los de Desarrollo Sostenible (ODS), han hecho comprender a expertos, analistas financieros y a la sociedad la importancia de pensar en negocios responsables, sostenibles a largo plazo y respetuosos con todos los grupos de interés vinculados al proyecto.

Los com­promisos de DKV en materia de responsabilidad social corporativa se reflejan en las políticas de formación, empleo, investigación en salud y protección medioambiental, y son la expresión pública del sueño de la compañía de hacer un mundo más saludable. Según el director de Comunicación y Negocio Responsable de DKV, Miguel García, “en las dos últimas décadas nos hemos embarcado en el proyecto de situar el bienestar y la sostenibi­lidad ambiental en la cima de la estrategia de negocio con el objetivo de crear valor y compartirlo”.

La gran misión de la fundación integralia DKV es la inclusión sociolaboral de personas con discapacidad o con enfermedades crónicas o degenerativas.

En sintonía con los ODS, esos objetivos marcados por Naciones Unidas desde 2015, DKV se ha centrado en tres de ellos para crear una red interrelacionada de proyectos. En ella, se unen y comunican los objetivos de salud y bienestar, los de acción por el clima y las alianzas externas.

“Los proyectos más relevantes tienen que ver con la innovación responsable. Por ejemplo, la incorporación de garantías éticas a nuestros seguros como la cláusu­la que garantiza al cliente que solo él pueda dar de baja la póliza. También publicamos estudios de innovación social como la investigación sobre las mejores prácticas de prevención de obesidad infantil a nivel internacional. Y al mismo tiempo concienciamos a la población para prevenir los efectos del cambio climático sobre la salud a través de nuestro Observatorio de Salud y Medioambiente”, explica Miguel García, que añade que “todos ellos muestran que nuestro interés es ir más allá de lo que se espera de una compañía de seguros, conectando con los principales retos sociales o ambientales, con colectivos en riesgo de exclusión, aportando nuestras capacidades y saber hacer”.

Dos décadas en favor de la salud

La compañía ha centrado sus acciones en torno a la salud y el bienestar en proyectos relacionados con la prevención de enfermedades y el fomento de hábitos saludables, como las acciones del Instituto DKV de la Vida Saludable y el compromiso contra la obesidad infantil y en favor de la correcta alimentación.

En cuanto a la actuación contra el cambio climático, desde la empresa se ha promovido la reducción del 80% de las emisiones de CO2 y del 71% del papel. Asimismo, han suprimido al menos el 30% de las autorizaciones para pruebas médicas. Paralelamente, la compañía promueve acciones de voluntariado medioambiental, como plantaciones de árboles o recogida de plásticos en playas y otros entornos naturales. En lo referente al ODS 17 —el de la colaboración innovadora con terceros—, desde DKV aseguran que han trazado “alianzas eficaces aprovechando la experiencia, con la implicación en UNESPA, ICEA, SERES, IDIS, Ship2Be o Pacto Mundial”.

El proyecto considerado emblemático por la compañía es la Fundación Integralia DKV, que se puso en marcha en 1999 y se ha confirmado como una eficaz apuesta en responsabilidad social, ya que las diferentes declaraciones de Naciones Unidas han ido en la misma dirección en la que ya estaban trabajando. Sus tareas, además de estar vinculadas con la salud y el bienestar, contribuyen a otros objetivos como el trabajo decente y crecimiento económico (ODS 8) y la reducción de las desigualdades (ODS 10).

DKV ha promovido un recorte del 80% de las emisiones de CO2 y ha disminuido un 71% el uso del papel desde 2004.

La fundación es una organización sin ánimo de lucro cuya misión es la inclusión sociolaboral de personas con discapacidad y enfermedades crónicas o degenerativas con dificultades para incorporarse al mercado laboral. Con este objetivo en mente, la fundación ha establecido hasta siete Centros Especiales de Empleo (CEE) donde presta servicios de Contact Center, Marketing Digital, Consultoría y Formación. Actualmente emplea a casi 500 personas en siete centros en España, además de impulsar programas de cooperación internacional al desarrollo en Colombia, Perú e India.

El relevante papel en el que se han situado estas políticas en las dos últimas décadas se debe, a juicio de Miguel García, a que “nuestra forma de entender cómo gestionar una empresa está profundamente relacionada con el concepto de RSC. Para nosotros, la satisfacción de los grupos de interés —clientes, empleados, mediadores o médicos—, es la clave del éxito o del fracaso. Si nos valoran bien, el negocio funciona. Si los empleados no están contentos es muy difícil que los clientes lo estén. Por eso, estamos permanentemente escuchando y dialogando con todos ellos, para entender sus expectativas hacia DKV y darles respuestas, ya sea a través de la mejora de nuestros productos y servicios; de nuestra atención al cliente, con programas de diversidad y conciliación, o intentando pagar rápido y bien a todos nuestros proveedores”.

Nueve objetivos para 2020

Si en 2015 desde Naciones Unidas se marcaron 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030, en DKV se adelantó parte de esta agenda autoimponiéndose nueve objetivos para 2020. La compañía ha reordenado en un propósito común los diferentes proyectos que ya venían realizando en materias de salud y bienestar, gestión responsable y soluciones innovadoras para mejorar el impacto social y medioambiental.

Los objetivos marcados comienzan con la gestión responsable, donde se concentran tres temas principales: un compromiso de lenguaje claro –en el que se trata de lograr la mayor transparencia en las ventas–; otro con el planeta y un tercero de precio garantizado, que conduce a la promesa de no subir en ningún caso el seguro en función del uso que se haga de él.

En cuanto al sector de la salud, los tres compromisos de DKV están relacionados con el fomento de los hábitos saludables y de la prevención y promoción de la salud y, por último, contra la obesidad infantil.

El tercer vértice es el de la de las soluciones innovadoras e incluye un compromiso de póliza vitalicia; otro de simplicidad, que se basa en suprimir hasta el 30% de las autorizaciones para pruebas médicas, y uno de respeto al paciente hasta el final, en el que está incluido su servicio de Ecofuneral.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >