Ryanair defiende su actuación en el vuelo desde Varsovia que se retrasó un día

Varios pasajeros se quejan del trato vejatorio y de la inseguridad a la que les sometió la aerolínea

Una pasajera duerme junto a su equipaje en el aeropuerto de Madrid durante la huelga de Ryanair.
Una pasajera duerme junto a su equipaje en el aeropuerto de Madrid durante la huelga de Ryanair.KIKE PARA

Ryanair ha defendido su actuación en el vuelo desde Varsovia a Madrid del pasado 1 de diciembre que se retrasó 24 horas, y que dejó tirados a 200 pasajeros en la capital polaca, provocando las críticas de algunos de ellos que se quejaron a través de las redes sociales del trato vejatorio que les había dispensado la aerolínea.

Más información
Una juez tumba la política de equipaje de Ryanair
Guía para reclamar por las huelgas de transporte

La compañía irlandesa señaló este martes que, frente a esas denuncias, el retraso se debió a un problema técnico, sin que, una vez solucionada la avería, pudiera salir luego el avión debido a que la tripulación había excedido las horas de vuelo permitidas. La aerolínea asegura también que atendió en todo momento a los pasajeros facilitándoles comida, bebida y alojamiento.

“El vuelo de Ryanair del pasado 1 de diciembre entre Varsovia y Madrid se retrasó lamentablemente debido a un pequeño problema técnico con el avión. Los clientes recibieron vales de bebida y comida, pero el vuelo volvió a sufrir un nuevo retraso debido a que la tripulación había excedido sus horas de vuelo permitidas”, señaló la aerolínea.

La compañía indica también que los pasajeros afectados fueron contactados vía correo electrónico y mensaje de texto SMS para informarles de las opciones de reembolso o reubicación en otra ruta, así como el alojamiento en un hotel, que fue autorizado.

La versión de los pasajeros

Una versión muy distinta mantienen los pasajeros que, a medida que iban comprobando el retraso de su vuelo lanzaron el domingo mensajes desde Twitter a las cuentas de varios medios de comunicación para denunciar su situación.

Según su versión, de la que se hizo eco El Confidencial, el vuelo tenía que partir del aeropuerto de Modlin a las para volar a Madrid a las 12 del mediodía. Sobre las 13.00 horas, la aerolínea informó de que el avión tenía un problema técnico y que, o bien fletarían un nuevo avión, o intentarían arreglar la avería, lo que fuese más rápido.

Poco después les informaron por megafonía de que su vuelo no saldría hasta las 20.00 horas. Sobre las 21.30, y sin previo aviso, se abrieron las puertas del vuelo FR 1063. Cuando habían embarcado todos los pasajeros, el comandante de vuelo avisó por megafonía que se negaba a volar en ese avión, según el testimonio de algunos de los pasajeros colgado en Twitter.

Los 200 pasajeros fueron trasladados a un hotel y se les avisó de que el vuelo saldría a las 8.45 horas del día siguiente, pero se postpuso hasta 11.40. Finalmente, más de 24 horas después de lo previsto, el vuelo FR 1063 consiguió aterrizar en Madrid este lunes, día 2, a las 15.30 horas.

De acuerdo al reglamento europeo de derechos de los pasajeros, estos tienen el derecho a ser indemnizados con 400 euros. “Esta incidencia debe ser compensada económicamente por Ryanair, pues es a ella a quien le compete asegurar la llegada a destino con independencia de las circunstancias particulares de sus trabajadores. Además de facilitar alimentos, bebida y dar la opción a los pasajeros de elegir entre el reembolso del billete o un transporte alternativo, la compañía aérea está obligada a compensar con 400 euros a cada pasajero afectado, pues se considera un viaje de media distancia”, señala Esperanza Palacio, abogada de reclamador.es.

 Además, según este bufete online, los pasajeros afectados por este vuelo Varsovia-Madrid podrán reclamar los daños materiales que les ocasionara volar un día después por el problema operacional de Ryanair ".

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS