Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Contenido patrocinado
TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Los datos, la energía innovadora del futuro

En el plan estratégico a 2030 de Cepsa, la transformación digital es un hito esencial, con una inversión prevista de 150 millones de euros en cinco años

Planta química de Palos de la Frontera (Huelva), pionera en muchos cambios tecnológicos de la empresa.
Planta química de Palos de la Frontera (Huelva), pionera en muchos cambios tecnológicos de la empresa.

Internet de las cosas, blockchain o inteligencia artificial son algunos términos de los que ya se habla insistentemente vinculados a la energía. Nadie pone en duda el enorme impacto que tendrá en el futuro la transformación digital en el sector energético. Desde el auge de la generación distribuida, el autoconsumo o los dispositivos conectados en el hogar hasta los procesos de producción industrial automatizados o la movilidad inteligente, las tecnologías digitales determinarán cómo, dónde y cuándo vamos a consumir la energía.

En España, las empresas del sector ya han comenzado el proceso de digitalización. Y Cepsa es una de ellas. La compañía se encuentra inmersa en su propio proceso de transformación digital que, asegura, impulsará el cambio de sus negocios y áreas transversales. También supondrá la adopción de nuevas tecnologías y modelos de negocio, así como la mejora de la experiencia de cliente.

“En Cepsa tenemos un plan estratégico a 2030 en el que la transformación digital es un elemento esencial, y con el que buscamos poner en valor todo nuestro potencial gracias a las nuevas tecnologías y a la nueva capacitación de nuestros profesionales”, resalta Pedro Miró, CEO y vicepresidente de Cepsa. Y continúa: “Tenemos el objetivo de convertirnos en una compañía que base todas sus decisiones en el data. Precisamente, gran parte de los algoritmos que lo permitirán estarán basados en inteligencia artificial”.

La transformación digital en todos los negocios de Cepsa generará una caja acumulada de 400 millones de euros en cinco años, según la compañía energética. Además, el aumento de la eficiencia traerá oportunidades de expansión y la eliminación de barreras de entrada en nuevos mercados. La inversión prevista en los próximos cinco años asciende a 150 millones de euros.

Para alcanzar estos objetivos, en 2018 Cepsa creó la Dirección de Transformación Digital. “La tecnología posibilita cosas que antes no se podían hacer, pero lo relevante es cómo las personas adoptan esas tecnologías y cambian la forma de abordar los problemas. Es necesario que nuestros directivos lideren la transformación digital y que nuestros profesionales la reciban en primer término y participen en ella. Si los empleados no participan, no hay transformación”, resalta Joaquín Abril-Martorell, responsable de la Dirección de Transformación Digital.

Optimizar procesos industriales

Cepsa ha estructurado la transformación digital en torno a 14 carriles transversales a todas las áreas y negocios de la empresa. El primero lanzado por la Dirección de Transformación Digital ha sido el de Optimización YET (Yield, Energy and Throughput) que busca la optimización de la energía, carga y rendimiento de los procesos.

Esta iniciativa, estrechamente relacionada con el Data Lake Manufacturing, plataforma de almacenaje de datos en su formato original, se puso en marcha en 2018 en la Línea 3 (Unidad de Cumeno y Fenol) de la planta química de Palos de la Frontera (Huelva). Como resultado, se han creado dos optimizadores, uno vinculado a la maximización de la producción y otro ligado a la reducción del coste energético asociado a esta producción. Según la compañía, las recomendaciones basadas en inteligencia artificial permitirán aumentar la producción de fenol en un 2,5% y una reducción de costes energéticos de un 2,06%. El proyecto YET se aplicará a otras plantas químicas y al área de Refino.

En el ámbito internacional, llegará a la planta de Detén (Brasil) de producción de LAB (Alquilbenceno lineal, materia prima para la fabricación de detergentes biodegradables de la que Cepsa es líder mundial en su fabricación), con la finalidad de optimizar el consumo energético y el rendimiento de la misma. Desde este mismo año, se aplicará a las plantas químicas de Shanghái (China) y Bécancour (Canadá). Además, la transformación digital ya ha llegado a otros negocios de Cepsa, como el de Exploración y Producción, en varios de los países donde opera.

El Data Lake Manufacturing centraliza información procedente de 350.000 sensores instalados en ocho plantas de fabricación: dos internacionales (plantas químicas de Brasil y China) y seis nacionales (Refinería La Rábida, Planta Química de Palos, Refinería Gibraltar-San Roque, Planta Química de Puente Mayorga, Refinería de Tenerife y Planta de Bioenergía de San Roque). Estos sensores emiten 150 millones de eventos diarios que, extrapolados a un mes, implican más de 4.500 millones de registros.

Mediante procesos de analítica avanzada y visualización, esta primera plataforma de Cepsa es capaz de recoger, procesar y poner a disposición de los usuarios una media de 2.000 señales por segundo, de forma rápida y en un modelo near-real time (casi a tiempo real), así como mantener la información de un histórico de varios años con una proyección de almacenar datos en petabytes (1.000 TB de información).

“La explotación de los datos nos está ayudando a mejorar la toma de decisiones, a hacerlo en plazos más cortos y con menores riesgos. Esto se traduce en mejores productos y servicios que hacen que tengamos más clientes, lo que a su vez nos da más información. Es un círculo virtuoso de mejora centrada en nuestros usuarios”, concluye Pedro Miró.

Iniciativas concluidas

En el proceso de transformación digital, Cepsa ha puesto en marcha algunas iniciativas de gran impacto en distintas actividades de la compañía. Una de ellas es el Asistente Virtual de Recursos Humanos, que consiste en registrar la interacción de los empleados con la dirección de Recursos Humanos a través de un sistema cognitivo.

En el área de Refino, ha incorporado Sistemas Expertos y Analizadores Virtuales. Se trata del desarrollo de 50 analizadores virtuales implementados por ingenieros a través de una Plataforma de Analítica Avanzada y un motor de reglas de negocio que mejora el proceso de toma de decisiones.

Por otro lado, con el objetivo de predecir eventuales fallos en las bombas eléctricas sumergibles de los pozos, Cepsa ha desarrollado un sistema basado en Machine Learning (Aprendizaje Automático) denominado Vigilancia de Bombas Eléctricas Sumergibles.

Por último, la compañía ha implantado Engineering Cloud BIM5, la solución Cloud Smartplant BIM5 para la colaboración en tiempo real en diseño 2D/3D.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información