Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA i

Toque de atención a la transición energética

El sector exige la orden ministerial sobre planificación eléctrica que active las inversiones y que la ministra Ribera tiene sobre la mesa

Teresa Ribera pasa junto al presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, a cuya derecha está José Domínguez Abascal, en la clausura de las Jornadas de Alto Nivel para la Transicion Ecologica el pasado enero.rn
Teresa Ribera pasa junto al presidente del Gobierno, Pedro Sanchez, a cuya derecha está José Domínguez Abascal, en la clausura de las Jornadas de Alto Nivel para la Transicion Ecologica el pasado enero.

La convocatoria de elecciones generales puede provocar el frenazo de muchos proyectos energéticos, como la Ley de Cambio Climático, cuyo anteproyecto está muy avanzado y que debería acompañar al Plan Nacional de Energía y Clima que el Consejo de Ministros prevé aprobar el viernes para presentar en Bruselas este mes. La posibilidad de que se paralicen actuaciones previstas ha creado alarma en el sector, ante los problemas de desabastecimiento que pueden producir los cierres de las plantas de carbón y nucleares.

Los Corros

Toque de atención a la transición energética

M. Á. N.

España y Marruecos ya tienen Consejo Económico. Llama la atención que hasta ahora no existiera un Consejo Económico Marruecos-España, que se acaba de poner en marcha con motivo de la visita de Felipe VI al país norteafricano y su rey, Mohammed VI. Los dos monarcas, incluso, lo habían impulsado en 2013. Los responsables de las patronales de ambos países, Antonio Garamendi y Salaheddine Mezouar lo presentaron el jueves. El objetivo de este consejo se centra en la cooperación tencológica e industrial bilateral y en terceros mercados, así como analizar las relaciones institucionales y empresariales entre ambos países.

Lo urgente y lo necesario de Unai Sordo. Unai Sordo, secretario general de Comisiones Obreras, dejó muy claro en un desayuno del Foro Nueva Economía que hay que distinguir entre lo urgente y lo necesario. Y lo urgente, intuyendo la convocatoria de elecciones, es “modernizar el marco regulatorio del mercado laboral, que no es lo mismo que la precarización constante”. Y eso significa que el Gobierno debe corregir antes de irse la reforma que hizo el PP. Para él, la salida de la crisis ha supuesto importante aumento de los beneficios empresariales, pero fragmentando el mercado laboral.

Brufau-Imaz, cinco años de tándem. Recuerda Antonio Brufau que convenció a Josu Jon Imaz para que fichase por Repsol en en Boston, donde el hoy ejecutivo vasco se desintoxicaba de la política tras su larga etapa en el PNV. Desde 2014 forman tándem. En este tiempo de crisis y prácticamente refundación han coordinado el pedaleo sin pinchazos ni averías, pese a la caída del precio del crudo. Imaz, al que Forbes le ha dado el premio de ‘CEO del Año’, destacó al recoger el galardón la “generosidad” de Brufau y este, con sorna, resumió: “Me ha quitado el liderazgo de la compañía”, para añadir: “Claramente es el futuro de la casa”.

El sector viene reclamando desde hace tiempo que se ponga en marcha el proceso de planificación de las redes, imprescindible para que se puedan conectar las nuevas plantas de renovables que se están instalando o se van a instalar en lugares desérticos en los que ahora no llega la red y dbeen conectarse. Para ello es preciso que la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, promulgue la Orden Ministerial sobre Planificación Eléctrica 2021-2026 que se incluye en el Plan Integral y que, según fuentes ministeriales, está encima de la mesa para firmar de forma inmediata.

Precisamente, el miércoles, los representantes empresariales que clausuraban el 16 Encuentro del Sector Energético organizado por el IESE y Deloitte pusieron el dedo en la llaga sobre ese y otros planes del Ejecutivo. El protagonismo lo tuvieron el consejero delegado de Endesa, José Bogas, y el presidente de Repsol, Antonio Brufau, que, en un ambiente relajado, dispararon sin contemplaciones. Sabido es que Endesa es partidaria de alargar al máximo la vida de las nucleares y que Repsol, que se ha metido en el sector eléctrico, apenas ha sido invitado a consultas.

El ejecutivo de Mollerusa atacó sin ambages: “Nadie es capaz de anticipar la tecnología que habrá en 2050 como nadie supo que prever la primacía de la energía fotovoltaica en 2018”. Y remachó: “¿Qué sabrá usted del vehículo de combustión interna?”. Clara referencia al proyecto de prohibir la matriculación de coches de combustión 2040 y se supone que el usted, aunque fuera impersonal, estaba dirigido a Ribera. Por su parte, Bogas remó en la misma corriente: “Los planes no deben estar escritos en piedra. Es cosa buena tener un plan, porque ordena la cabeza, pero debe ser adaptable”.

El problema radica, y en eso coinciden todos en el sector aunque algunos no lo digan, en adaptar la implantación de renovables y el cierre de las centrales térmicas. Si no hubiera cierres, no habría problemas. ¿Eso qué significa? Pues que habrá que acelerar la puesta en marcha de las plantas eólicas y fotovoltaicas. El objetivo es incorporar 3.000 megavatios (MW) renovables al año hasta 2030 y, según las fuentes consultadas, hay 20.000 MW autorizados.

El desbloqueo se producirá cuando se dicte la citada orden ministerial. Una vez hecho, se tarda en torno a dos años en superar los trámites administrativos desde que se presentan las propuestas, se hacen los estudios de planificación por parte de Red Eléctrica de España (REE), se abre el plazo de audiencia a las Comunidades Autónomas y REE elabora el plan de desarrollo que luego deberá llegar al ministerio previo informe de la CNMC. A ello se añade el informe medioambiental y la consulta a otras administraciones afectadas. Es decir, un rosario de trámites que llevarían hasta 2021 y a los que posteriormente se suelen sumar los recursos de ayuntamientos y particulares por expropiaciones y otros líos.

El Consejo de Ministros prevé aprobar el viernes el Plan Integral de Energía y Clima

Hasta ahora, las empresas y los inversores se han quejado de que no se han previsto los retrasos burocráticos. “El plan quedará muy bien en Bruselas, pero no se van a cumplir plazos si no se garantiza antes que se va lograr la energía suficiente y que los procedimientos se acelerarán”, aventuran fuentes del sector. La orden ministerial servirá para desbloquear inversiones, que se cuantifican al menos en 200.000 millones y que en su mayor parte corresponden a iniciativa privada; pero no estaría de más acudir a una vía de urgencia.

Precisamente, las renovables lo que no quieren es que haya un acelerón y luego un frenazo, según explica José Donoso, director general de la patronal Unef porque eso supone que no se invierte. A su juicio, no hay problema con la capacidad industrial, con la voluntad de invertir ni con la financiación, que parece recuperada después del capítulo de inseguridad jurídica que supuso el parón de 2013 y por el que existen más de 20 procesos de arbitraje contra España. “Para que salga bien tiene que funcionar como un proyecto país y eso significa que Red Eléctrica tiene que planificar y el Gobierno, sacar las subastas con puntualidad, y que las tramitaciones sean ágiles”, remata Donoso.

 

Ocho meses de renovación

M. Á. N.

En los ocho meses en que han permanecido como responsables de la política energética, la ministra, Teresa Ribera, y el secretario de Estado de Energía, Pepón Domínguez Abascal, no han dejado de actuar y programar acciones, que, como en las jornadas de Alto Nivel para la Transición Ecológica que recoge la fotografía, han tenido el respado del presidente. En ese tiempo, entre otras medidas, han impulsado el bono social y el autoconsumo, han aliminado el impuesto al sol y suprimido cargas fiscales de la tarifa, han devuelto a la CNMC las compeetncias para fijar los peajes y programado el cierre de las centrales de carbón y nucleares.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >