Brufau: “Repsol lleva 20 años en Venezuela y espero que cumpla otros 20 años más”

El presidente de la petrolera pide una transición energética que no destruya las tecnologías que funcionan

EL presidente de Repsol, Antonio Brufau, durante su intervención en la junta de accionistas.
EL presidente de Repsol, Antonio Brufau, durante su intervención en la junta de accionistas.BALLESTEROS (EFE)

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, manifestó ayer en Barcelona que el grupo petrolero “lleva 20 años en Venezuela y espero que al menos cumpla 20 años más”, según comentó a un grupo de periodistas tras su intervención en una jornada de la fundación Funseam. “Sea un Gobierno o sea otro, lo que queremos es siempre lo mejor para los venezolanos”, añadió el ejecutivo de Mollerusa que subrayó que no quiere meterse en opiniones políticas. Venezuela es uno de los países con fuerte presencia de Repsol.

Más información
Cómo afecta la devaluación de la moneda en Venezuela a Repsol, Telefónica, BBVA, Meliá y Mapfre
La nueva devaluación en Venezuela tendrá poco impacto en las empresas españolas
Repsol y ENI ponen en marcha el gran campo de gas Perla en Venezuela
Repsol invertirá 5.140 millones de euros en un proyecto en Venezuela

Brufau pidió también una transición energética que evite destruir las tecnologías que funcionan y defendió que los poderes públicos deben incentivar las mejores soluciones frente a los retos de la sostenibilidad, "sin limitar, guiar, privilegiar ni coartar líneas de investigación o de desarrollo". El presidente de Repsol intervino en la conferencia de clausura del VII Simposio Empresarial Internacional organizado por Funseam, que bajo el título 'Transformación digital y sector energético' ha abordado el estado del proceso de digitalización en los sistemas energéticos.

"Solo pido a los legisladores y políticos de nuestro país que sean ambiciosos e inteligentes. Que hagamos la transición energética aprovechando el momento oportuno de cada tecnología, es decir, con neutralidad tecnológica, cuidando en todo momento de no destruir aquellas tecnologías que hoy están funcionando y que todavía tienen mucho camino que andar", ha aseverado.

Brufau ha sostenido que las administraciones deben orientar y redefinir un marco regulatorio que respete los avances de la tecnología, ya que no se sabe qué pasará en el futuro: "Ni nosotros ni ningún gobierno sabemos hoy con certeza qué vías serán las que aporten las soluciones tecnológicas más eficientes a los problemas que hoy enfrentamos".

Descarbonización

Por ello, ha apostado por una descarbonización inteligente que no sea política ni ideológica, y ha llamado a evitar errores del pasado: "Desgraciadamente, y lo lamento, creo que hoy corremos el riesgo de equivocarnos de nuevo. Ya lo hemos hecho en el pasado, por la apuesta de nuestras instituciones por políticas basadas en predicciones tecnológicas".

Brufau ha afirmado que el anuncio de la intención de prohibir determinadas tecnologías, como las referidas a los motores de combustión diésel o gasolina, no solo es errónea desde el punto de vista de los incentivos a la libre investigación científica, sino que es "profundamente contraproducente desde el punto de vista de lucha contra el cambo climático y la calidad del aire".

"Las consecuencias pueden ser catastróficas para la economía, el empleo y la industria en nuestro país. Sin menospreciar las consecuencias sociales que podría tener una inadecuada distribución de las rentas, donde los menos favorecidos acaben pagando la mayor parte del coste", ha alertado.

Así, ha puesto como ejemplo de modelos de transición a Alemania y China, ya que el país germano ha extendido la vida de sus centrales de carbón hasta 2038 y el país asiático produce con carbón la mayoría de su electricidad, según ha expuesto.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS