Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno indulta las cabinas telefónicas y evita su desaparición

Los teléfonos públicos seguirán siendo un servicio universal pese a que la obligación de mantenerlos como tales debía desaparecer el 31 de diciembre

Una mujer usa una cabina.
Una mujer usa una cabina.

El Gobierno ha decidido indultar las cabinas telefónicas, que estaba previsto que desaparecieran a partir del próximo 1 de enero al dejar de formar parte de las prestaciones incluidas dentro del servicio universal de telecomunicaciones, es decir, el conjunto de servicios mínimos que el Estado garantiza a todos los usuarios con independencia de su lugar de residencia.  El Consejo de Ministros aprobará mañana un real decreto que elimina la obligatoriedad tanto de las guías telefónicas como del servicio de consulta telefónica sobre números de abonado, pero mantendrá la exigencia de que exista un determinado número de teléfonos públicos según la población de cada localidad. Actualmente, hay alrededor de 15.000 cabinas en toda España.

El anterior Ejecutivo del PP concedió a las operadoras una prórroga de un año, hasta 2019, a la espera de modificar la ley que obligaba a mantener estas prestaciones en todo el territorio nacional. Pero el Gobierno socialista se ha apiadado de las cabinas y ha decidido mantenerlas hasta la próxima trasposición a España del Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas (para lo que hay un plazo de dos años) a fin de "hacer un análisis más completo y exhaustivo" sobre cómo ir retirando  prestaciones del servicio universal de telefonía, según informa Efe citando fuentes del sector.

La decisión ha causado sorpresa a los operadores, puesto que tanto la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) como el borrador del real decreto del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital eliminaban las cabinas del servicio universal de telecomunicaciones, informaron a este diario fuentes de las compañías.

Competencia considera que cabinas y guías han caído en "desuso" y "no existen razones de mercado actualmente para seguir garantizando su prestación como parte del servicio universal". Según sus datos, el 88% de los españoles jamás ha utilizado una cabina telefónica y, además, el coste de mantenerlas ha ido aumentando en los últimos años hasta situarse en 2,07 millones de euros en 2015.

Adjudicado a Telefónica

Como ningún operador quería hacerse cargo de este servicio, el Gobierno obligaba a Telefónica a mantener guías y cabinas hasta el 31 de diciembre de 2018. A Telefónica se le adjudicó el servicio de información de números por un período de tres años, desde el 1 de enero de 2009 hasta el 31 de diciembre de 2011. Con posterioridad a esa fecha no se ha convocado concurso alguno para designar al prestador de este servicio, por considerarse que el mismo ya lo garantiza el mercado.

Se estima que Telefónica pierde unos cinco millones de euros anuales por mantener en servicio las cabinas que aún quedan en funcionamiento, coste del que no resarcen a la compañía los fondos que recibe del servicio universal, financiado entre todos los operadores. En lo que se refiere a las guías, en 2017 a Telefónica solo le pidieron 304 ejemplares de la guía impresa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >