Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jove vuelve a hacerse fuerte en el ladrillo: activa su bolsa de suelo valorada en 543 millones

El multimillonario y antiguo propietario de Fadesa retrocede posiciones en el negocio de energía

Manuel Jove, en una imagen de 2008.
Manuel Jove, en una imagen de 2008.

El empresario Manuel Jove, milmillonario que fue dueño de Fadesa y una de las 15 mayores fortunas de España, está decidido a cerrar el círculo en sus negocios con la vuelta decidida a la promoción inmobiliaria y el abandono paulatino de las energías renovables. Un camino que empezó a recorrer hace cinco años y que, según las últimas cuentas registradas por su holding Inveravante, cuenta con importantes activos, el principal, una bolsa de solares y terrenos pendientes de desarrollar por valor de 543 millones.

El año pasado el holding, que incluye parques eólicos, hoteles, promociones inmobiliarias y una pequeña división de bodegas y productos de alimentación, facturó 184 millones, un 22% más. La actividad de energías renovables, a la que se entregó después de vender a Fernando Martín su inmobiliaria Fadesa, todavía tiene un gran peso, con el 57% de la cifra de negocio. Mientras, el negocio inmobiliario y hotelero supone un 34% de sus ventas, pero crece a un ritmo del 35%. En España, Jove vendió en 2017 casi todas las 264 viviendas que comercializó durante el año. Attica 21, su cadena hotelera, mejoró en facturación y rentabilidad y su complejo residencial en Tánger, que cuenta con hoteles y 800 viviendas con vistas al mar, incorporó la explotación de un hotel de cinco estrellas de la cadena Hilton. Paralelamente, este año ha iniciado nuevas urbanizaciones en Madrid, Andalucía, Canarias y Galicia.

En energía, por el contrario, está dando grandes pasos atrás. En enero anunció la venta a Endesa de cinco parques eólicos que tenía con Gestamp por 178 millones. Aunque también explota megavatios en Canadá, Panamá, República Dominicana (donde construye el primer parque eólico autorizado en el país) y Brasil, con una central hidroeléctrica en Mato Grosso y un parque en Ceará. Otra de sus aspiraciones está a punto de cumplirse: la venta de su 75% en Vectra, una petrolera con base en Colombia en la que tiene como socio al expolítico venezolano y expresidente de la OPEP Humberto Calderón Berti. Lo intentó sin éxito en 2013 (los compradores, el propio Calderón y dos fondos, no cumplieron con los pagos) y el pasado julio, la empresa canadiense New Stratus Energy anunció que ha firmado una “carta de intenciones vinculantes” para adquirir su paquete de acciones por 77 millones de dólares. Por ahora es un principio de acuerdo para formalizar el traspaso de la empresa, que según las cuentas de Inveravante tuvo unas pérdidas el año pasado de 18 millones de euros.

Si llega a completar la política de retirada del negocio energético, Jove también soltará lastre de una buena parte de su deuda a corto y largo plazo, que a cierre de 2017 se cifraba en 692 millones, el 68% vinculados a la financiación de proyectos de energía. Este endeudamiento supone un 28% sobre los 2.436 millones de euros de activos que tiene el grupo.