Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fin de la crisis y el tirón del Mundial desatan la fiebre de las ‘teles’ gigantes

Las ventas de televisores de gran pulgada y última tecnología se disparan en España por el campeonato de Rusia

Un hombre contempla televisores de alta gama en un centro comercial de Madrid.
Un hombre contempla televisores de alta gama en un centro comercial de Madrid.

La recuperación económica y el tirón del Mundial de fútbol de Rusia han desatado la fiebre del consumidor español por los televisores de gran pantalla y última tecnología, tras tres años de atonía. Las ventas de aparatos de más de 65 pulgadas se han disparado un 70% en lo que va de año, y se espera que aumenten hasta un 150% entre mayo y el comienzo del campeonato mundial de fútbol, según fuentes de los principales fabricantes.

La pequeña pantalla ha dejado de ser sinónimo del televisor. Al consumidor español le basta su smartphone para ver un vídeo de YouTube o una web de noticias. Pero cuando se sienta frente a su sofá para ver un partido de fútbol o un capítulo de su serie preferida quiere verlos con todo detalle en una superpantalla.

El consumidor no solo busca un mayor tamaño sino que también apuesta por la tecnología. Los últimos modelos UHD (ultra alta definición) o 4K que multiplican por cuatro el detalle de un televisor Full HD, ya representan el 65% del total de aparatos que se venden actualmente en España. Paralelamente, las ventas de televisores con tecnologías superadas (Full HD y HD), mucho más baratos, han caído a la mitad.

Se trata de un fenómeno inédito en el mercado español, que hasta el momento apostaba por un televisor de tamaño y precio medios -en torno a las 42 pulgadas y los 400 euros- si se tiene en cuenta que un UHD de 55 pulgadas o más de la última gama de 2018 de fabricantes como Samsung o LG cuesta entre 1.500 y 5.000 euros.

Televisor LG.
Televisor LG.

Las ventas por la antesala del Mundial entre mayo y junio alcanzarán las 600.000 unidades, y se espera que el año acabe con ventas de 2,9 millones, muy similar a las de 2017, aunque en valor se irá hasta 1.260 millones de euros, un 5% más, debido precisamente a esas ventas de aparatos más caros.

 "El consumidor actual valora y demanda cada vez más los televisores de gran pulgada, con pantallas de 65 o más, con resolución de ultra alta definición (UHD) y que además ofrezca la mejor calidad de imagen. La gama de televisores Samsung de 2018 es la más extensa, atractiva y funcional que hemos ofrecido hasta ahora. Incluye importantes novedades en las series con tecnología QLED y ha tenido una excelente acogida no sólo en España, sino en todo el mundo", señala Nacho Monge, responsable de audio y vídeo de Samsung España

Televisor Samsung con Ambient Mode.
Televisor Samsung con Ambient Mode.

El televisor de 65 pulgadas se ha convertido en la estrella del Mundial, pero el consumidor ya aspira a pantallas mayores, de 75 e incluso de 82 pulgadas. Además del precio, el mayor obstáculo con el que se encuentran estos aparatos es el espacio. Los salones de los hogares españoles son finitos y entre los usuarios existe el temor de que una pantalla de gran pulgada a escasa distancia pierde calidad de imagen o dañe la vista.

La tecnología también resuelve estos obstáculos. Un estudio de la agencia Ipsos, encargado por Samsung, que será presentado próximamente, revela que el 70% de los consumidores que se ha comprado un televisor en los últimos doce meses se lo hubiera comprado con más pulgadas si tuviera que volver a tomar ahora la decisión.

Los últimos modelos UHD-4K, gracias a su resolución (4096 x 2160 píxeles), permiten que el telespectador pueda sentarse a 2,1 metros de su televisor de 75 pulgadas sin perder calidad de imagen y sin riesgo para la vista. El informe de Ipsos asegura que el 70% de los salones y los cuartos de estar de los hogares españoles permiten esa distancia entre el sofá y el televisor, luego pueden albergar un televisor de gran pulgada.

Televisor Frame de Samsung.
Televisor Frame de Samsung.

Mimetizado con el salón

Para superar el obstáculo de la estética, las marcas también han pensado en convertir el televisor en un elemento de decoración, en lugar de una gran pantalla negra en medio del salón dada la anchura de estos aparatos (de 1,5 metros en adelante). Samsung ha diseñado la tecnología Ambient Mode, que mimetiza el televisor con la decoración del hogar o con la pared. También se puede convertir en una pantalla de información (tráfico, tiempo o noticias).

Por su parte, LG ha optado por hacer desaparecer prácticamente los marcos hasta convertir el televisor en un lienzo. Y ambas marcas, que concentran el 90% de las ventas de los televisores de gran pulgada en España, han conseguido hacer desaparecer los cables con soluciones como integrándolos en uno solo o disimulándolos en la barra de sonido.

"En LG hemos visto cómo la preferencia de pulgadas ha pasado de las 49 a las 55 actualmente, y también superiores. También hay que tener en cuenta el gran salto tecnológico que supuso la pantalla plana y la tecnología OLED más recientemente, de tal manera que en el mismo espacio que antes tenías un televisor de 49” ahora tienes uno de 55”, o incluso en un espacio menor. Todos los fabricantes hemos reducido los marcos a la mínima expresión. Con una buena tecnología, como OLED, además no hay salón pequeño. Primero el 4K y sobre todo OLED ahora, eliminan esa barrera del consumidor de que necesitaba un salón muy grande para un televisor también grande. Gracias a las mejoras en la resolución de imagen, esto ya no es así”, indica Javier Fernández, responsable de marketing de LG Electronics España.

¿OLED o QLED?

Presentación de televisores QLED de Samsung.
Presentación de televisores QLED de Samsung.

El enfrentamiento de las marcas surcoreanas líderes en el mercado de televisores no solo se plantea en el terreno comercial, sino en el tecnológico. Samsung apuesta por el estándar propio QLED (Quantum Dot Light Emitting Diode), frente a LG que lidera la tecnología OLED (organic light-emitting diode o diodo orgánico de emisión de luz). La primera está basada en los puntos de luz (quantum dot), unas nanopartículas metálicas que enriquecen la luz de fondo en rojo y verde, lo que permite más nitidez en las imágenes y reproducir el 100% del volumen de color, aunque se aumente el nivel de brillo, con alto contraste, independientemente de la luz que haya en la estancia.

"En Samsung conocemos y desarrollamos ambas tecnologías. De hecho Samsung es el primer fabricante de paneles OLED a nivel mundial, especialmente para móviles. La apuesta de Samsung por la tecnología QLED para pantallas de televisión es una decisión basada en los beneficios técnicos, de calidad de imagen y de durabilidad que ofrece al consumidor con respecto a otras tecnologías, indica Nacho Monge, responsable de marketin de Samsung España.

Samsung defiende que en el televisor la durabilidad es un aspecto muy importante porque, a diferencia de lo que sucede con los móviles, el ciclo de vida de un televisor puede alcanzar fácilmente los 8 o 10 años. Para esta marca, QLED es la única tecnología capaz de desarrollar 100% del volumen de color; es decir, mantiene los colores coherentes y realistas a cualquier nivel de brillo de la pantalla. El nivel de brillo puede alcanzar hasta 2000 nits, de 3 a 4 veces más que en los televisores convencionales, y además produce negros más profundos y puros gracias a la tecnología Full Array.

Por su parte, el responsable de marketing de LG Electronics, Javier Fernández, señala que los televisores LG OLED están compuestos de píxeles autoluminiscentes y es la única tecnología del mercado capaz de reproducir el negro puro y garantizar un visionado perfecto de los colores e imágenes en un ángulo de 180º.

“La tecnología LED, por el contrario, tiene iluminación LED trasera que atraviesa filtros, lo que se traduce en una calidad de imagen inferior (ya que no consigue un negro puro) y un ángulo de visión inferior dada la dirección de la luz al atravesar el panel LED”, apunta.

Añade que un televisor OLED como los de LG también consigue trasladar al espectador al centro del campo gracias a su velocidad de refresco: los píxeles autoluminiscentes de la tecnología OLED es capaz de generar imágenes 1000 veces más rápido que un LED, lo que elimina cualquier efecto halo (por ejemplo, la estela que antes veíamos en la pantalla cuando el balón pasaba de un jugador a otro). Y refuta que tenga una obsolescencia mayor. “La tecnología OLED tiene la misma durabilidad que la tecnología LED, y sus mismas horas de vida útil garantizada en la casa de los consumidores”

Por el momento, todos los fabricantes (Panasonic, Sony, Philips, etcétera) han seguido los pasos de LG y solo Samsung confía en el QLED, aunque se muestre seguro de que pronto otras marcas se le unirán.