Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las operadoras dan la espalda a Mediapro por el alto precio de la Champions

Vodafone renuncia a pujar por los derechos y Movistar y Orange hacen una oferta por debajo de lo que pide Roures

Cristiano marca de chilena el martes ante la Juventus.
Cristiano marca de chilena el martes ante la Juventus. AFP

Las tres grandes operadoras de telecomunicaciones han dicho no a las condiciones que les exige Mediapro para retransmitir la Liga de Campeones (Champions) y la Europa League para las próximas tres temporadas (2018/19, 2019/20 y 2020/21), cuyos derechos tiene en exclusiva la productora de Jaume Roures, a través de su canal Bein Sports.

La empresa de producción y derechos audiovisuales Mediapro abrió hace un mes un periodo de recepción de ofertas, cuyo plazo venció en la noche del pasado viernes, día 6. Movistar y Orange presentaron sendas ofertas pero muy alejadas de las pretensiones económicas que pide la productora catalana en el pliego de condiciones. Vodafone decidió directamente desistir de realizar ninguna puja, según informaron en fuentes de la negociación.

Mediapro remitió a finales de febrero a los tres operadores los bloques y las condiciones de los derechos de la Champions y la Europa League que por casi 1.100 millones de euros obtuvo en exclusiva en la última subasta, en la que se impuso tanto a Telefónica como a AtresMedia, TVE y Mediaset, que también pujaban por los mismos.

Una vez vencido ese primer plazo de un mes sin que se haya llegado a un acuerdo con los tres grandes operadores nacionales, la productora catalana puede buscar otros candidatos,nacionales o extranjeros, o plantearse retransmitirlo con sus propios medios, según declaró el presidente de Mediapro, Jaume Roures.

Ahora mismo cuenta con Bein Connect, la plataforma online de beIN en la que se puede contratar el fútbol para verlo por Internet. También se habla del interés de los llamados OTT (Over the Top) como Google, Amazon o Facebook, que pueden tener interés en entrar en el negocio, pero nunca han pagado precios tan desorbitados en ningún país.

Negociación posterior

La otra posibilidad es que la productora de Roures, que ha cerrado la venta del 54,5% del holding al fondo de inversión chino Orient Hontai Capital, inicie una negociación tanto con Movistar como con Orange con el fin de rebajar el precio o cambiar las condiciones de explotación para llegar a un acuerdo.

No sería el caso de Vodafone, porque al no haber concurrido a esta primera fase del proceso queda excluido de cualquier negociación futura, según consta en una de las cláusulas del pliego de condiciones, informaron en las mismas fuentes. Desde Mediapro señalaron que “han recibido ofertas de casi todos los operadores”, según señaló una portavoz a requerimiento de este diario.

La Champions es solo el primer asalto de este combate en lo que ya muchos analistas consideran burbuja del futbol. Cuando concluya esta negociación, se abrirá la batalla por la Liga, cuya factura amenaza con ser mayor aún. La Liga de Fútbol Profesional (LFP) que dirige Javier Tebas se propone incrementar un 30% los ingresos por las temporadas 2019/2020, 2020/2021 y 2021/2022 para alcanzar unos ingresos de unos 1.300 millones de euros anuales. En la anterior subasta, realizada en diciembre de 2015, la LFP adjudicó a Movistar el partidazo de la jornada por 750 millones por tres años, y a Mediapro el resto de los ocho partidos del pago por 1.900 millones.

La LFP pretende iniciar próximamente la subasta por bloques (partidazo, partido de la jornada, partido en abierto, canal bares, resúmenes, etcétera), una vez que cuente con el plácet de la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) a la que tiene que remitir el pliego de condiciones de la subasta.

No solo de fútbol vive la TV de pago

Una secuencia de la serie Juego de Tronos de HBO.
Una secuencia de la serie Juego de Tronos de HBO.

Los operadores ya avisaron de que no le salían las cuentas. Actualmente hay tres millones de abonados al fútbol, aproximadamente la mitad de los que contratan la televisión de pago. Vodafone y Orange cuentan con 400.000 usuarios de fútbol y el resto es de Movistar. Solo para cubrir gastos, las operadoras calculan que deberían cobrar 60 euros al mesa cada abonado por contratar todo el fútbol, y ahora solo recaudan 20 euros de media, según fuentes de los operadores.

Además, las operadoras son conscientes de que hay vida más allá del fútbol. Después de varios años de dispendio para atraer clientes a sus paquetes todo en uno (fijo, móvil, fibra y televisión), hay pocos abonados dispuestos a cambiarse de compañía solo por la oferta deportiva. La batalla está en las series y las películas, y por eso las operadoras se vuelcan en llegar a acuerdos con productoras como Netflix o HBO para meter su programación en sus parrillas.