Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ahorro doméstico

Cuatro métodos de ahorro para llenar tu hucha este 2018

La motivación es lo más eficaz a la hora de conseguir objetivos

Cuatro métodos de ahorro para llenar tu hucha este 2018

Hablar de ahorro en plena cuesta de enero y digiriendo los últimos mazapanes de las pasadas Navidades puede resultar pretencioso para muchos. Pero si somos realistas, ¿cuál es el buen momento para empezar a ahorrar? Hoy mismo puede ser el día para comenzar a rellenar la hucha.

Utilizar un método de ahorro adaptado a los hábitos y costumbres económicas de cada persona es clave para lograr ahorrar. También es importante ponerse metas y ver cómo se van alcanzando para animarse.

1. Transferencia automática al recibir un ingreso: este es un método que se basa en “esconder” una cantidad de dinero al recibir el salario. Hacerlo a principio de mes garantizará poder hacerlo sistemáticamente. Simplemente hay que programar una transferencia periódica desde la cuenta principal donde se reciben los ingresos a otra cuenta destinada al ahorro y que no se consulte. Si recibes la nómina el mismo día todos los meses lo puedes programar para el día siguiente, pero si no trabajas por cuenta ajena también se puede hacer si recibes un pago periódico en algún momento del mes.

Hay que asegurarse de que la segunda cuenta a la que se desvía el ahorro no tiene comisiones o cuotas de mantenimiento. Además, valorar si se puede contratar una cuenta remunerada. A pesar de la baja rentabilidad que están ofreciendo este tipo de cuentas es una opción viable, ya que no se expone el capital.

2. Ahorrar 1 euro más cada semana: este método de ahorro es semanal y comienza con el ahorro de 1 euro la primera semana. A partir de ahí hay que sumar cada semana la misma cifra a la cantidad ahorrada la semana anterior. Si en la semana 15 se tendrían que apartar para el ahorro 15 euros a la semana siguiente habrá que ahorrar 16 euros y así sucesivamente. Al seguir este método durante 1 año se conseguiría un ahorro de 1.378 euros, una cifra nada desdeñable.

Los primeros meses siguiendo este método el bolsillo casi no lo notará, ya que el primer mes aportarán unos 10 euros. Sin embargo, las últimas semanas del año de ahorro acaban apartando alrededor de los 50 euros por semana. El almacenamiento de este ahorro puede hacerse tanto en una hucha física como en una entidad bancaria.

3. Apartar la calderilla: este método es muy habitual y cómodo. La mayoría de las personas lo han utilizado en algún momento, ¿quién no ha metido en una hucha la calderilla con la que llega a casa en el monedero cada día?

Los objetivos de este método irán ligados más a cantidad que a tiempo ya que es difícil prever qué cantidad de dinero se conseguirá en una fecha concreta. Calcular con cuánto dinero suelto se llegará a casa cada día es complicado. Por otro lado, hay que ser disciplinados y no usar ese dinero para cualquier gasto que surja en el hogar (pedir comida, ir a comprar algo a la tienda de abajo…), porque perderá el efecto del ahorro a largo plazo.

4. Método Kakebo: este método se exporta de Japón y se está poniendo de moda en España. Es algo más que un método de ahorro ya que se trata de controlar las finanzas personales para finalmente conseguir gastar menos. La planificación y el control del dinero son la base de este sistema. Lo más importante para que resulte eficiente es ser constante en su aplicación.

Kakebo es especialmente útil para gestionar de un modo eficiente los gastos del hogar. Se aplica a través de una agenda física y también se puede seguir online, ya que hay varias apps para seguir el método. El sistema se adapta a los tipos de hogares, según su número de integrantes.

El importe destinado al ahorro es tan importante como el destinado a la cesta de la compra o a otro gasto habitual. El ahorro refuerza la seguridad económica de los hogares ya que permite hacer frente a imprevistos o afrontar pagos elevados llegado el momento.