Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander dejará de patrocinar a Ferrari

La entidad no renovará el contrato de 40 millones anuales con la marca italiana que vence en diciembre

Fórmula 1: Vettel en el Gran Premio de México
El Ferrari de Vettel, en Monza. AFP

El color rojo del Santander, la entidad más grande de la zona euro, dejará de viajar con los Ferrari de la fórmula 1. La entidad presidida por Ana Botín ha decidido no renovar el contrato que tenía desde hace ocho años con Ferrari, escudería a la que llegó de la mano de Fernando Alonso. Con esta decisión, el banco cántabro abandona la actividad deportiva más global en la que participaba, con visibilidad en los cinco continentes. El Santander llevaba 10 años participando en este deporte.

Fuentes de la entidad comentaron que el contrato sigue en vigor y rehusaron hacer comentarios. Sin embargo, otras fuentes apuntaron que la renovación exigía un alza importante en la cuantía del contrato que el Santander no estaba dispuesto a asumir. Por el momento se desconoce si el banco entrará en otros deportes masivos.

La noticia se dio a conocer por varios medios, entre ellos El Confidencial, en los que se hablaba de las difíciles negociaciones entre Ferrari y el banco y las escasas posibilidades de renovar el contrato. Al parecer, apuntan fuentes consultadas, el Santander será sustituido por una marca asiática de comercio online dispuesta a asumir el nuevo contrato. La fórmula 1 cada vez celebra más campeonatos en Asia, continente en el que Ferrari vende más coches.

El abandono de Ferrari supondrá también dejar de patrocinar los grandes premios de Reino Unido y Brasil, que tenía un coste de 10 millones adicionales. En estos dos países, el Santander cuenta con grandes bancos que tienen una presencia muy relevante en el mercado. El banco entró en este deporte patrocinando a McLaren-Mercedes, cuando estaba Fernando Alonso en la escudería.

Emilio Botín, anterior presidente del Santander hasta su fallecimiento en 2014, era un gran aficionado a las carreras de fórmula 1. Asistía a la mayor parte de los premios y se movía con soltura en los boxes de las diferentes escuderías. En 2014, Botín llegó a decir que el patrocinio de Ferrari era "la mejor acción de marketing de la historia de Santander". También afirmó que cada euro invertido se triplicaba por el efecto notoriedad y publicidad indirecta al aparecer el nombre del banco y la llama roja de la carrocería del coche en las televisiones de todo el mundo. No obstante, su hija, Ana Botín, no ha heredado esta pasión por las carreras y parece que orientará el patrocinio internacional del banco por otros derroteros.