Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cada banco decidirá si pone comisiones en las transferencias instantáneas

Las entidades moverán hasta 15.000 euros en 10 segundos todos los días de la semana

Un usuario visita una tienda online.
Un usuario visita una tienda online.

Parte de los bancos españoles, y de los europeos, se preparan para las nuevas transferencias instantáneas, que arrancan el 21 de noviembre próximo. A partir de esa fecha, y sobre todo desde 2018, la mayoría de las entidades ofrecerán transferencias de hasta 15.000 euros en 10 segundos entre España y la mayor parte de Europa, siempre que se hagan con el código IBAN. El sistema funcionará incluso en festivos. Ahora pueden tardar horas (si se hacen antes de las 13 horas) y hasta varios días, dependiendo de si se hacen en una jornada laboral o una festiva.

El coste de este servicio será decidido por cada entidad. Algunas fuentes comentaron inicialmente que este servicio podía ser gratis. Sin embargo, cuatro bancos consultados ayer comentaron que las comisiones por transferencias podrían tener el coste actual aunque en lugar de a España el dinero fuera a países europeos. Sin embargo, no está claro y dependerá de la política comercial de cada banco y de la relación con el cliente. En algunos casos puede que no se cobre nada a los clientes más vinculados o a los que tienen tarifas planas, que en realidad pagan indirectamente el servicio. En otros casos, según los bancos consultados, se puede cobrar 3 euros o más.

Determinar el precio

Las entidades reconocieron que todavía no tienen cerrado este asunto, pero sí coincidieron en señalar que en no serán gratuitas por el hecho de utilizar el nuevo sistema del Consejo Europeo de Pagos (EPC, por sus siglas en inglés). Este movimiento es una reacción de la banca europea a la competencia de las tecnológicas financieras (fintech) que ya ofrecen este servicio inmediato a sus clientes. Según los bancos españoles, las fintech tienen cuentas en todos los bancos y hacen movimientos internos, que se hacen efectivos inmediatamente.

El nuevo sistema trabajará en la Zona Única de Pagos en Euros (SEPA según sus siglas en inglés) y ha exigido nuevas tecnologías. En principio, los bancos que reciban la orden de transferencia pagarán de su dinero al cliente, a la espera de ser compensados por la otra entidad.

Según explica el portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), Jose Luís Martínez Campuzano, los bancos españoles se han unido de forma "mayoritaria" a este nuevo servicio, cuyo precio, en cualquier caso, dependerá de la política comercial de cada entidad.

"Nuestros bancos han invertido mucho en el pasado en el ecosistema de pagos para hacerlo posible y estar a la cabeza del sector bancario europeo", apunta Martínez Campuzano, que subraya que el desarrollo tecnológico es "clave" para avanzar en la digitalización de los servicios de pago.