Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Vacaciones en coche? Estos son los lugares de España y Europa con la gasolina más barata

El litro cuesta en Rumanía 52 céntimos menos que en Holanda. En España, el carburante es un 8,9% más caro en Baleares que en Navarra

Un empleado echa combustible en un coche en una gasolinera de la carretera de Extremadura.
Un empleado echa combustible en un coche en una gasolinera de la carretera de Extremadura.

Paso lento, asfalto caliente, colas. El panorama para este fin de semana, que coincide con la primera operación salida del verano, está servido. La Dirección General de Tráfico del Ministerio de Interior prevé que muchos españoles utilicen el coche para desplazarse estos días y para hoy señala “intensidades elevadas de circulación y retenciones” de las 8 a las 15 horas. Si el automóvil se confirma una vez más como un medio de transporte vinculado muy estrechamente con las vacaciones –hasta el punto de que los españoles están dispuestos a conducir un promedio de 5,4 horas con tal de llegar a la playa, según una encuesta de la agencia online Expedia–, una parte importante de los costes del viaje vendrá determinado por el precio del carburante.

Tanto si se utiliza un medio propio como si se decide alquilar en el lugar de veraneo, el peso que el diésel o la gasolina tendrá en el conjunto de los gastos de las vacaciones variará mucho dependiendo del país de destino o, en el caso de no salir de España, de la comunidad autónoma.

Viajes por Europa

Si tu coche usa diésel, no pises el acelerador en Italia

Recorrer la campiña de Toscana y Umbría y visitar sus ciudades y pueblos medievales merece sin duda la pena, y puede resultar de lo más agradable hacerlo en coche o en autocaravana, a su propio ritmo y disfrutando de unos paisajes magníficos. Eso sí, con una advertencia: no resultará especialmente barato. Junto con Suecia, con la que comparte el mismo precio del gasóleo –1,34 euros por litro–, Italia es el país más caro donde repostar en la Unión Europea.

Por el contrario, llenar el depósito de un motor diésel en Luxemburgo resultará más barato que en cualquiera de los 28 Estados miembros: solo 94 céntimos de euro el litro, tal y como recoge el último Boletín Petrolero semanal de la UE. Es decir, en una gasolinera del pequeño Gran Ducado, gracias a una fiscalidad sobre los carburantes especialmente favorable, se desembolsarán de media 40 céntimos menos por litro que en Italia y Suecia, y 18 céntimos menos que la media europea (1,12 euros).

LOS PRECIOS EN EUROPA

Otros destinos baratos para los conductores de vehículos son Rumanía y Bulgaria, donde se reposta gasoil por 96 céntimos el litro. Les siguen Polonia y Lituania (98 céntimos), y Letonia (1 euro). El segundo país más caro de la UE es Reino Unido (1,32 euros), por delante de Finlandia (1,24 euros), Grecia (1,23 euros), e Irlanda (1,22 euros). Ir a Portugal desde España, donde el diésel vale 1,04 euros al litro, supone encontrar precios unos 14 céntimos más altos. En Francia esta diferencia sigue siendo más favorable para España, pero se reduce a 12 céntimos.

¿Tu coche consume gasolina? Viaja a Bucarest

Si el vehículo que se utiliza en vacaciones funciona con gasolina en lugar de diésel, lo mejor para el bolsillo será recorrer Rumanía, donde este carburante es más barato que en el resto de la UE, y se paga 98 céntimos el litro. La cercana Bulgaria, sin embargo, también resulta muy asequible, con 1 euro, seguida por Polonia (1,03 euros), Lituania y Hungría (1,09 euros), y Luxemburgo y Letonia (1,12 euros).

Holanda, por el contrario, se lleva el récord de la gasolina más cara, puesto que allí el litro se vende por 1,50 euros. Una vez más, Italia se sitúa entre los países donde cuesta más reponer carburante, puesto que su gasolina está a 1,49 euros. Muy caros son también Grecia (1,47 euros), Dinamarca (1,46 euros), y Finlandia (1,45 euros). Si llenar el depósito en España es posible por 1,17 euros al litro, en el cercano Portugal será necesario desembolsar 1,42 euros, un 22% más, y en Francia, 1,33 euros, un 14% más.

Viajes por España

Si tu coche es diésel, mejor Navarra

El 79% de los españoles optará este año por el turismo nacional, según una encuesta del buscador de viajes multitransporte Gopili. Con 1,169 euros el litro de precio medio, circular con un vehículo de diésel en Baleares, la comunidad autónoma más cara, les resultará, un 9,6% más oneroso que en Navarra, la región más barata, donde un litro de diésel vale 1,067 euros. Así se desprende del último informe disponible de precios de carburantes y combustibles, elaborado en abril por el Ministerio de Energía. Un ranking que, de todas formas, no suele variar mucho y que resulta muy similar al del mes de junio del año pasado.

LOS PRECIOS EN ESPAÑA

Por encima de 1,10 euros se encuentran también Galicia (1,148 euros), Asturias (1,137 euros), Castilla La Mancha (1,13 euros), Andalucía (1,124 euros), Extremadura (1,118 euros), Cataluña (1,115 euros), Comunidad Valenciana (1,114 euros), y Murcia (1,112 euros). Por debajo de este umbral, aparte Navarra, se encuentran Madrid (1,099 euros), País Vasco (1,098 euros), Aragón (1,096 euros), Cantabria (1,091 euros), Castilla y León (1,087 euros), y La Rioja (1,082 euros). Por gozar de una fiscalidad especial, en Canarias se registra el precio más bajo de España: 86 céntimos.

Con un coche de gasolina, Baleares también es la más cara

Con la gasolina ocurre algo parecido. La Comunidad Autónoma más cara, Baleares, con 1,306 euros el litro, es un 8,9% más cara que en Navarra, donde se pagan 1,199 euros. Le siguen Castilla y León (1,205 euros), La Rioja (1,209 euros), Cantabria (1,214 euros), País Vasco y Madrid (1,222 euros), Aragón (1,233 euros), Cataluña (1,242 euros), Extremadura (1,245 euros), Comunidad Valenciana (1,247 euros), Murcia (1,249 euros), Castilla La Mancha (1,257 euros), Andalucía (1,258 euros), Galicia (1,276), y Asturias (1,28 euros). El litro de gasolina en Canarias vale 95 céntimos. Un desglose de los precios aplicados en todas las gasolineras españolas se puede consultar en esta misma web.

“En general, las gasolineras vinculadas a las grandes superficies son las que mejores precios tienen”, señala Ileana Izverniceanu. La portavoz de la OCU –organización de consumidores que ha puesto en marcha una compra colectiva de carburante entre conductores– matiza, sin embargo, esta regla, ya que las áreas con más demanda suelen tener los precios más elevados. Otro factor que influye, en palabras de Izverniceanu, es el nivel de competencia en determinadas zonas, “que no siempre es el más adecuado”.

Sin subidas de precios a la vista en las próximas semanas

Con toda probabilidad, los precios del diésel y la gasolina no sufrirán aumentos significativos en las próximas semanas, auguran los expertos. Por el contrario, el coste del carburante seguirá disminuyendo, hasta alcanzar proporciones similares a la caída que el precio del petróleo ha registrado en lo que va de año (un 16%), según Rafael Pampillón, economista de IE Business School.

Tras haber alcanzado el 23 de mayo los 54,19 dólares, el precio del barril de Brent, de referencia en Europa, ha bajado alrededor de un 14%. Esta semana, sin embargo, con respecto a finales de mayo, el diésel vale apenas un 3,9% menos, y la gasolina, un 3,3% menos. Es lo que los expertos llaman el efecto pluma, es decir, la tendencia de los carburantes refinados a no reflejar de inmediato los cambios que se registran en el mercado del crudo y a bajar sus precios de forma más suave y paulatina.

“El 51% de lo que pagamos por un litro de diésel para el coche en España se lo lleva Hacienda”, subraya el consultor del Banco Mundial Mario Weitz, a la pregunta sobre lo que puede explicar este efecto. Aun así, “España es el cuarto país europeo en el que los precios de la gasolina antes de impuestos son los más altos, después de Dinamarca, Bulgaria y Malta”, afirma. Los gastos de refinamiento y los márgenes de las petroleras son, entonces, otros factores determinantes del precio, según el también profesor de Macroeconomía de del Executive MBA de ESIC, junto con el hecho de que se trata de un mercado en el que juegan pocos actores. “Las autoridades reguladoras en España deberían actuar con rigor contra el oligopolio”, zanja Weitz al respecto.

La pérdida de poder de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) –explican los expertos consultados– es la razón por la que, pese a los acuerdos de reducción de la producción que tomó, éstos no fueron suficientes para que el precio del petróleo subiera de forma sostenida. Si en enero se manejaban previsiones que situaban el precio del barril de Brent (de referencia en Europa) en unos 60 dólares a finales de este año, el crudo se está moviendo estos días alrededor de los 47 dólares.

“Dentro de la OPEP, algunos países no han cumplido lo pactado y otros, como Libia y Nigeria, han triplicado la producción”, destaca Weitz, quien apunta, además, al aumento de la producción estadounidense como uno de los factores que determinan esta situación, fomentada por cambios tecnológicos en la extracción por fracturación hidráulica (fracking), que impulsan su rentabilidad. En opinión de este experto, la incorporación de nuevos pozos de petróleo como Vaca Muerta en Argentina y el conflicto de Arabia Saudí y Qatar contribuyen a contener un precio que no logra despegar.

Pampillón pone el acento también en el “movimiento de los compradores desde el petróleo hacia el gas, por ser más barato y contaminar menos”, y en el enfriamiento de la demanda de China, que actualmente compra el 40% del petróleo mundial, y que está reorientando su modelo productivo desde el desarrollo industrial hacia los servicios. El resultado será, en palabras de este experto, un precio del petróleo que, según la información de la que disponemos por el momento, no variará mucho en lo que queda de año.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información