Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los alquimistas del parqué

Los fondos 'value', que priman la rentabilidad a largo plazo, se ponen de moda en España

Los alquimistas del parqué

La filosofía de inversión valor (investment value) se ha puesto de moda en España en los últimos años, lo que ha permitido que un grupo reducido de gestores haya podido poner en marcha su propio proyecto. Esta forma de operar, que bebe de las tesis de Benjamin Graham, profesor y mentor de Warren Buffett, considerado como el mejor inversor de la historia, puede resumirse en algo tan sencillo, pero a la vez tan complejo, como comprar acciones de buenas compañías que coticen con descuento frente a su valor real.

Para encontrar estos mirlos blancos, los gestores value usan una serie de filtros. Uno de ellos es rastrear compañías que operen en sectores con barreras de entrada a nuevos competidores, lo que las otorga mayor capacidad para fijar precios. Otro requisito que exigen es que los equipos directivos tengan una calidad contrastada y que, además, sepan controlar el endeudamiento. Por último, la piedra filosofal de estos alquimistas del parqué (porque ven oro donde el resto solo distingue plomo) es la paciencia: entran en el capital y se sientan sin ninguna prisa a esperar a que el mercado reconozca el potencial de las acciones.

Firmas independientes

Esta corriente de inversión que, importada de Estados Unidos y avalada allí por buenos resultados, seduce a algunos fondos de inversión en Europa y, muy especialmente, en España. De hecho, son los fondos asociados a ella los que concentran mayor número de consultas desde principios de año, según la firma de análisis Morningstar. Los apóstoles de esta filosofía en el mercado español están ligados principalmente a las denominadas gestoras independientes, es decir, aquellas que no están vinculadas a las grandes entidades financieras. Estamos hablando de nombres como Bestinver, Magallanes, Amiral, Cobas, Metagestión, AzValor, Buy & Hold.

Descendiendo al terreno de los productos en concreto, esta filosofía es la que se aplica en el fondo Bestinver Bolsa, que acumula, según los datos de Morningstar, un rendimiento desde principios de este año del 13,13%; también se incluye en esta categoría el fondo Sextant PEA (de Amiral Gestión), con una revalorización en 2017 del 15,17%; Az Valor Iberia (14,58%), Magallanes European Equities (14,19%); Metavalor (10,46%), y Cobas Iberia, fondo de Francisco García Paramés que desde su lanzamiento a principios de abril ya gana más de un 8%.

Hay que destacar que, a pesar de estos buenos datos, los vehículos value no son los que lideran la categoría de rentabilidad en lo que va de año. En los primeros puestos en la clasificación destacan fondos como Caixa Bank Bolsa España o Algar Global Fund, con rendimientos en estos primeros cinco meses del curso por encima del 23%. Incluso hay fondos de inversión especializados en el mercado de valores chino que ya acumulan revalorizaciones por encima del 35%.

"Si el inversor se acerca a los fondos value creyendo que obtendrá a corto plazo la mejor de las rentabilidades, se equivoca. Por definición, nuestra gestión es a largo plazo. Somos fieles a nuestra estrategia. Buscamos el retorno absoluto en el tiempo. No vamos donde la mayoría", explica Pablo Martínez, responsable de relación con los inversores de Amiral Gestión. Martínez hace hincapié en que fondos como Sextant PEA (renta variable europea) han generado una revalorización anual del 24,1% en los últimos cinco años.

"Somos especialistas en analizar compañías a largo plazo. Consideramos que, en periodos amplios, las decisiones de política económica, de política monetaria... pierden impacto. Se trata de pescar barato hoy para vender cuando se haya alcanzado el objetivo de valor, y eso lleva su tiempo", añade Mercedes Aspiroz, directora de relaciones con los inversores de Magallanes, que, a su vez, pone de relieve que, desde que se fundó la compañía en enero de 2015, los rendimientos de sus fondos Iberia y European han sido del 39,78% y 33,35%, respectivamente.

Para Carlos Bellas, responsable de desarrollo de negocio de Metagestión, "los datos históricos demuestran que, a largo plazo, más de cinco años, la mejor inversión es la renta variable". "Fondos como los nuestros no tratan de predecir qué hará el precio de la acción, sino que consideran que, aunque a corto plazo el precio sea diferente al valor, a largo plazo valor y precio tienden a converger. De ahí que los resultados se obtengan con el tiempo", dice Bellas.

Jugar con el tiempo

Gustavo Trillo, director comercial de Bestinver, va incluso más allá en la idea del tiempo: "Así como está ampliamente aceptado que si el inversor tiene un horizonte temporal de unos meses para rentabilizar su ahorro, invertir en renta variable sería un error por el fuerte riesgo asumido; debería tenerse igualmente claro que si el tiempo de inversión es de más de cinco años, no invertir en renta variable sería también un error enorme. No se trata de ser el fondo número uno en todos los plazos y en todas las épocas; se trata de generar valor para el inversor, sin cometer excesos", argumenta Trillo.

"La filosofía value nos ha permitido acercarnos a compañías que dan valor y que, sin embargo, en principio, nos eran desconocidas o estaban fuera de nuestro radar de inversión". Así explica Francisco Rodríguez Díaz, socio de la agencia de valores Orienta Capital, cómo, a la hora de seleccionar los productos financieros más adecuados para sus clientes, prefieren los fondos de inversión con filosofía value frente a los que únicamente buscan batir un índice de referencia. "Nos ofrecen más garantías porque sus gestores se acercan a los negocios, a sus equipos directivos... y no analizan únicamente datos cuantitativos de las empresas", añade.

¿Cuáles son esas empresas que, a juicio de los fondos value, se están negociando con descuento sobre su valor? Ahora mismo, entre otras, Alphabet, Priceline, Orkla, Savencia, Bouygues, Nokia, EON, Hornbach, Amundi, Vivendi, Jupiter, Six, Easy Jet, Ahold, Imperial Brands, Pearson, Roche, Thuyssen, Grupo Pão de Açúcar, Gamesa, Ibersol, Elecnor, Euskatel, Gas Natural, Sempa, Ence, Sonae y NOS son algunos nombres que integran ahora las carteras de estos fondos.