Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uber anuncia que se va de Dinamarca por los requisitos de una nueva ley del taxi

La norma les obligaría a instalar sensores de asiento, taxímetros y cámaras de vigilancia

Un vehículo de Uber en el centro de tecnologías avanzadas de Pittsburgh.rn
Un vehículo de Uber en el centro de tecnologías avanzadas de Pittsburgh. AFP

Uber, la compañía que conecta a vehículos con conductor con potenciales pasajeros, ha anunciado que dejará de prestar servicios en Dinamarca el mes que viene como consecuencia de una nueva ley sobre taxis acordada en este país escandinavo.

Uber se ha topado con numerosos problemas desde que su aplicación comenzó a funcionar en Dinamarca en 2014. Sindicatos, empresas y políticos locales habían protestado porque consideraban que estaba haciendo competencia desleal al no cumplir con los estándares legales de las empresas de taxis.

El Gobierno de derecha en minoría y los principales partidos de la oposición consensuaron el mes pasado una ley que abre el mercado a otros actores aparte de las compañías de taxis, aunque a la vez les obliga, por ejemplo, a instalar en los vehículos sensores de asiento, taxímetros y cámaras de vigilancia. "Debemos sacar consecuencias de esa ley que está sobre la mesa, y tal como es ahora, no podemos seguir, tampoco los conductores ni los pasajeros. Por eso hemos decidido cerrar", ha declarado en una conferencia de prensa el portavoz de Uber en Dinamarca, Kristian Agerbo.

Uber aludió a la dificultad que supone para los conductores cumplir con las exigencias de equipamiento, ya que usan sus propios coches particulares para el servicio. Dos conductores daneses de Uber fueron multados en noviembre por violar las leyes de taxi y, en diciembre, la división europea de la empresa fue acusada por los fiscales daneses de ayudar a esos conductores a violar las leyes de los taxis.

La filial danesa de la compañía estadounidense cerrará sus servicios el 18 de abril, fecha en la que cesará el acceso a su aplicación desde este país nórdico, en el que Uber asegura contar con 2.000 conductores y 300.000 clientes. A pesar del cierre del servicio, que la compañía espera que no sea definitivo, Uber seguirá contando con un centro de desarrollo tecnológico en Aarhus (oeste de Dinamarca).