Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así es Uniqlo, el gigante de la moda japonesa que compite con Zara

La cadena de ropa nipona, que abre este otoño en Barcelona su primera tienda en España, dice que Inditex es un ejemplo a seguir

Un cliente visita la tienda de Uniqlo en el distrito de compras en Ginza, Tokio (Japón).

En 1984 Uniqlo abrió su primera tienda en las afueras de Hiroshima. En 20 años esta marca de logo rojo inconfundible ha logrado hacerse un sitio en el mapa de moda rápida gobernado por el imperio Inditex. Muchos lo conocen como el Zara japonés, aunque su estilo es diferente. Las dos pugnan por captar un público masivo y competir en precios. Pero mientras el abanico de Zara va de la ropa deportiva a los vestidos de noche, Uniqlo se decanta por diseños sencillos y tejidos técnicos contra el frío. En lo económico, la compañía española es mucho más rentable que la japonesa.

Al dueño y fundador del grupo japonés, Tadashi Yanai, no le importa la comparación con el gigante español. Al contrario, cree que es un modelo de éxito a seguir, aunque sus estilos sean distintos. de hecho, la historia de Yanai y la del gallego fundador de Inditex, Amancio Ortega, tiene puntos en común: ambos empezaron con un comercio local y los dos han convertido sus compañías en gigantes del textil. Ortega es ahora el hombre más rico de España. Yanai tiene la mayor fortuna de Japón. Ambos empresarios, sin embargo, tienen perfiles muy distintos: mientras Ortega no concede entrevistas y sus apariciones públicas son casi inexistentes, el magnate japonés ofrece entrevistas y opina habitualmente de la marcha de su país.

Pero ¿qué es Uniqlo? En España desembarca ahora, con una tienda en Barcelona. Pero Uniqlo tiene algunos de los locales más destacados de las calles comerciales del mundo. Desde Nueva York a Londres o Pekín. La firma japonesa vende ropa de hombre, mujer y niño. Diseño muy funcional, de calidad y con pocas florituras. Apuestan más por lo práctico que por lo fashion. Desde ropa interior a vestidos neutros de oficina. Es moda básica para todas las edades. Ellos lanzaron el diseño del forro polar fleece, una prenda que se comercializó en un amplio abanico de colores a 20 euros y que compró uno de cada cuatro japoneses. Uno de sus productos que siguen funcionando son estos anoracs acolchados (y su versión en chaleco), que al doblarse no ocupan espacio en la maleta. Fast Retailing, la matriz de Uniqlo y tercera mundial del sector, apuesta por la ropa para todos.

Fast Retailing es la matriz del grupo japonés. Registró unos ingresos de 1.786.473 millones de yenes (14.810 millones de euros al cambio actual), el 6,2% más, en su año fiscal terminado en agosto de 2016. Los beneficios netos fueron de 54.074 millones de yenes (448 millones de euros), un 53,9% menos. La compañía, de hecho, rebajó varias veces sus previsiones de resultados el pasado año, en parte, porque la apreciación del yen y las altas temperaturas del pasado invierno le pasaron factura. Uniqlo es la joya de la corona de la compañía y acapara casi todo el negocio, pero el grupo es propietario de otras marcas, como la cadena Comptoir des Cotonniers.

La compañía nipona es uno de los gigantes de la moda en el mundo, pero se queda por debajo de Inditex en sus cifras. La empresa española fundada por Ortega, en su último ejercicio cerrado, el de 2015 (presenta los resultados de 2016 el próximo mes de marzo) registró ingresos por valor de 20.900 millones de euros (un 15,4% más) y beneficios de 2.875 millones (un 15% más). Tiene 7.013 tiendas en 88 mercados.

De negocio local a gigante multinacional

La matriz de Uniqlo tiene previsión de seguir abriendo tiendas este año. En agosto, cuando termine el ejercicio, calcula que tendrá 3.336 tiendas, entre ellas, 837 de Uniqlo en Japón y 1.395 tiendas en el resto del mundo con esa marca. En Japón la compañía tiene una fuerte presencia en grandes almacenes, a través de espacios propios.

"Tengo mucho respeto por Inditex. Al igual que nosotros han pasado de ser un negocio local a convertirse en un fenómeno global con tiendas en todo el mundo. Zara nos sirvió de ejemplo, quisimos seguir su camino", explica Yanai en una entrevista con Efe en la sede en Tokio de Fast Retailing. El empresario de 68 años, el hombre más rico de Japón y el número 35 del mundo, nunca ha ocultado su ambición de desbancar a la española Inditex, dueña de Zara. "No cabe duda de que competimos pero por otra parte considero que somos marcas complementarias. Zara vende moda, nosotros básicos con elementos de moda. Eso hace que no sea nuestro principal competidor".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información