Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Emprendedores

Jonndo se lanza a conquistar la Gran Manzana

La firma de zapatos creada por dos veinteañeros facturará tres millones en 2017 de euros tras abrir en Nueva York y Barcelona

Eugenio Saiz (i) y Álvaro Sasiambarrena posan en la tienda de Jonndo en Madrid.

Su historia empezó casi como aquellas míticas reuniones caseras de Tupperware. En 2012 Álvaro Sasiambarrena y Eugenio Saiz eran dos universitarios de 21 años a los que siempre les había gustado calzar bien. El destino les puso en contacto con una fábrica de zapatos toledana y vieron la oportunidad de sacar algún dinero a su pasión colaborando con ellos. Aprovechaban la hora de comer en algunas grandes empresas y bufetes de abogados de Madrid para vender su género. El contacto que les llevaba clientes a estas reuniones solía recibir a cambio un par de zapatos. También realizaban encuentros en casas particulares. “En ese momento solo pensábamos en sacar algún dinero para sufragar nuestros estudios o para viajar, no pensábamos en dedicarnos a ello”, reconoce Saiz. Hoy ese proyecto amateur es una empresa que se llama Jonndo y que espera cerrar 2017 vendiendo 25.000 pares de zapatos con unos ingresos de tres millones de euros.

La táctica del puerta a puerta fue teniendo tanto éxito que no daban abasto. Primero probaron a organizar muestras efímeras (pop ups) varias veces al año, luego alquilaron un pequeño espacio (corner) en un establecimiento y finalmente optaron por abrir su primera tienda. A pesar de este crecimiento, había algo que no acababa de encajar. “Los costes eran demasiado altos para el margen que teníamos. Por lo tanto, no teníamos opción de seguir creciendo”, explica Sasiambarrena.

Ofrecen personalizar el producto. El cliente puede elegir desde las pieles a los colores

Llegados a ese cruce de caminos, tenían claro que no querían depender de los bancos. Por ello, y a costa de ceder una parte de la empresa, decidieron acometer en enero de 2016 dos ampliaciones de capital consecutivas con las que dieron entrada a 14 socios y captaron casi 300.000 euros. “Se trataba de pequeñas cantidades y en parte nos ayudaron familiares y amigos. Sin embargo, más que captar dinero lo que nos interesaba era contar con gente que aportase sus conocimientos al proyecto. En este sentido somos afortunados porque entre los accionistas contamos con expertos en diferentes áreas como el Derecho, el marketing o el comercio electrónico con los que nos reunimos frecuentemente para que nos aconsejen”, destaca Sasiambarrena.

Tras embarcar a estas personas en el proyecto, los siguientes pasos consistieron en buscar un nuevo nombre para la marca y encontrar un espacio emblemático en Madrid. En noviembre pasado abrieron tienda en un amplio y diáfano local del Barrio de Salamanca ya con el nombre de Jonndo, marca desarrollada con la ayuda de la consultora Nadie. “Somos dos chavales jóvenes y no queríamos una marca clásica. Además, apostamos por el producto de aquí y buscábamos un nombre que recordase a España. Jonndo es una palabra corta, sonora, con fuerza y que funciona bien en Internet. Más que un simple logo queremos que Jonndo sea una experiencia para los clientes”, resume Saiz.

La estrategia comercial de estos zapateros del siglo XXI se basa en tres premisas. En primer lugar, un producto de calidad con reminiscencias clásicas. Para ello todos sus proveedores son españoles y el calzado se confecciona de forma artesanal en un taller de Almansa (Albacete). “Otro de nuestros puntos fuertes es la personalización. El cliente puede diseñar el zapato como más le guste, eligiendo desde los materiales hasta los colores. En cuatro semanas tiene el modelo que él mismo ha confeccionado”, según Sasiambarrena. El tercer pilar de esta estrategia es el precio: para competir con los grandes fabricantes han optado por reducir el margen de beneficio para llegar a un público mayor. Los precios oscilan entre los 130 euros de media para un zapato en stock a los 150 para un modelo personalizado.

Plan de expansión

El pasado año hicieron dos ampliaciones de capital. 14 socios aportaron 300.000 euros

2017 se presenta como el año para el estirón definitivo de Jonndo. En marzo tienen previsto abrir su primera tienda en Manhattan de la mano de un socio local. “Hace unos años conocimos a un estadounidense que se enamoró del concepto. Tras mucho tiempo de sondear este mercado, que es bastante peculiar, vamos a abrir la tienda. Creemos que Nueva York tiene mucho potencial para nuestro producto y que contar con un local allí es un escaparate para el resto del mundo”, comenta Sasiambarrena.

Estos emprendedores también quieren seguir creciendo en el mercado español. Han solicitado un crédito a la Empresa Nacional de Innovación (Enisa) con el que quieren abrir otra tienda en Barcelona, una ciudad en la que tienen depositadas grandes expectativas, ya que consideran que se trata de una clientela más atrevida y abierta a propuestas modernas. Además, se plantean llegar a acuerdos con tiendas multimarca para vender allí su calzado. Otro punto importante en su estrategia de crecimiento es el desarrollo de la tienda on line. Ahora mismo, el 80% de las ventas se realizan en tienda y para final de año quieren que el 50% del negocio sea a través de la plataforma digital que acaban de reforzar.

La edad media del cliente de Jonndo está en 35 años. Sin embargo, se han propuesto evangelizar a la gente de su generación en el uso de los zapatos. “Nos encantaría que los jóvenes llevasen zapatos igual que ahora calzan zapatillas de deporte. Queremos transmitirles que por cambiar no van a ir demasiado formales”, concluye Saiz.

Fe de errores

En una versión anterior de este texto, se indicaba que Almansa estaba situado en Ciudad Real, cuando es parte de la provincia de Albacete.