Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oliu ve un “ataque judicial” contra la banca por las cláusulas suelo

El presidente de Banco Sabadell ve oportunismo en las asociaciones que piden devolver el dinero

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu.
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu.

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, ha cargado esta mañana contra las asociaciones y abogados que han solicitado devolver todas las cláusulas suelo. El banquero ha denunciado durante una conferencia en la Cámara de Comercio de Sabadell (Barcelona) que hay un "fenómeno de ataque a la banca" y ha lamentado que algunos jueces se hayan sumado a esta ofensiva.

"Hay un notario que incluso nos ha reclamado la cláusula suelo. El Lazarillo de Tormes llega a todos los estamentos", ha asegurado Oliu. El presidente de la entidad bancaria catalana cree que muchos abogados ven una oportunidad para hacer negocio en las demandas derivadas por la resolución del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que obliga a los bancos a devolver lo cobrado por las cláusulas suelo de hipotecas que se incluyeron de manera opaca.

Para Oliu, la sentencia es un "asalto al tren del correo" y ha recordado que la Asociación de Usuarios de Servicios Financieros (Ausbanc) "cuyo presidente está en la cárcel por corrupción" fue uno de los promotores de una demanda colectiva contra las cláusulas suelo y que a ella se sumaron otras asociaciones como la Asociación para la Defensa de Consumidores y Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) e “incluso los jueces”.

El presidente de la entidad bancaria también ha defendido que la sentencia no afecta el banco que preside y reivindicó el carácter “transparente” de sus hipotecas. La factura que la banca española tendría que pagar por aplicar el fallo de la justicia europea podría ascender hasta los 4.000 millones según el Banco de España.

Por otra parte, al ser preguntado por un supuesto traslado de la sede social del Banco Sabadell en caso de independencia de Cataluña, Oliu dijo que no es necesario que se vote en la próxima junta de accionistas. “En el caso de que hubiera algún riesgo que nos pudiera poner en necesidad de estar bajo el cobijo de la Unión Europea” sería una posibilidad que podría votarse, reconoció.