Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del Bundesbank critica el rescate en Italia del Monte dei Paschi

Weidmann advierte de que la ayuda pública debe contemplarse como un “último recurso”

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, en una pantalla del banco central
El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, en una pantalla del banco central REUTERS

Jens Weidmann, el presidente del banco central alemán, el poderoso Bundesbak, ha elegido las páginas del periódico alemán Bild para enviar una severa advertencia al Gobierno italiano, que se prepara para rescatar con fondos públicos al Banco Monte dei Paschi, el tercer mayor banco de Italia que fue fundado en 1472, y que puede cerrar sus puertas si no recibe ayuda estatal antes de que finalize el año. En el avance de una entrevista que publicará completa el periódico en su edición del martes, Weidmann advierte de que el rescate público de un banco solo debe contemplarse como un “último recurso” y que antes de adoptar esa medida, deberá analizar con lupa la situación del banco.

Weidmann, que también ha sido el crítico mas duro con la política monetaria que ha adoptado el Banco Central Europeo, recuerda que los gobernadores de los bancos centrales europeos ya habían adoptado nuevas reglas para hacer frente a futuras crisis de las instituciones financieras y que todas tienen como fin proteger al contribuyente.

“Los fondos públicos solo se contemplan como último recurso y bajo un listón muy alto”, admite el banquero alemán. “Las nuevas reglas dan prioridad a la protección del contribuyente, mientras que deben ser los inversores quienes asuman su responsabilidad”. Esta última parte puede ser un escollo. Las autoridades italianas harán cargar con parte de las pérdidas a los accionistas (cuyos títulos se diluirán) y los inversores institucionales de bonos senior (con una quita del 25%). Sin embargo, tienen intención de librar del sacrificio a los pequeños inversores propietarios de bonos similares a las participaciones preferentes, lo que quizá parte de los socios europeos no vean adecuado.

El banco Monte del Paschi había intentado la semana pasada ampliar su capital en 5.000 millones de euros, pero la medida fracasó a causa del bajo interés de los inversores privados. A causa de ese fracaso el banco solicitó la ayuda del Estado para hacer frente a sus enormes problemas de liquidez. Para impedir el colapso de la institución, el Gobierno aprobó un decreto con el que podrá disponer de 20.000 millones de euros para inyectarlos en bancos con problemas de insolvencia. El plan de rescate del banco será vigilado desde Bruselas por la Comisión Europea y desde Fráncfort por especialistas del Banco Central Europeo.

El decreto aprobado por Italia no está dirigido sólo al banco Monte dei Paschi, sino que también abre la posibilidad a que otras entidades con problemas financieros soliciten ayuda pública. Los bancos italianos tiene deudas por un valor estimado en 350.000 millones de euros y una hipotética quiebra del banco Monte die Paschi podría generar una crisis financiera que contaminaría a toda Europa.