Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EPA

La tasa de paro cae por debajo del 20% después de seis años gracias al empleo temporal

Durante los meses de verano se han creado 226.500 puestos de trabajo

Seis años después, la tasa de paro en España ha caído por debajo del 20%. Ha quedado en los meses de verano en el 18,91%, según la encuesta de población activa divulgada por el INE. Se ha completado y finalizado así el periodo más largo con el desempleo por encima de ese porcentaje, que en los últimos cuarenta años ya se había alcanzado en otras dos ocasiones, en los ochenta y en los noventa. La reducción debe mucho a los contratos temporales, que siguen creciendo con fuerza. Todo el empleo asalariado creado en el tercer trimestre de 2016 tiene fecha de caducidad y si se toma la referencia de los últimos 12 meses, supone más de la mitad. Eso explica que la tasa de empleo temporal haya llegado ya al 27%.

Un camarero en una terraza de la plaza de Santa Ana, Madrid

A diferencia de lo sucedido en otras crisis y recesiones, esta vez el empleo llegó antes a la recuperación. Pero el desplome laboral había sido tan grande que bajar del 20% de desempleo ha costado seis años. No obstante, esta bajada no esconde que el 18,9% sigue siendo una anomalía en el entorno europeo, donde solo Grecia superaba España en la primera mitad del año.

Durante el verano, la mejora laboral ha continuado por las dos caras del mercado laboral. En la del paro, ha bajado en 253.900 desocupados, que dejan la cifra total en 4,3 millones, la más baja desde hace siete años. Desde que se tocó el techo histórico de desempleo en España a comienzos de 2013, el número total ha caído en casi dos millones de parados. Pero el dato agregado sigue siendo malo –la comparación internacional es clarificadora- y todavía lo es más cuando si solo se toma a aquellos que llevan un año o más sin trabajar: los llamados parados de larga duración, casi 2,5 millones de los que el 74% incluso llevan más de dos años en esta situación.

La otra cara, la del empleo, también tiene una primera lectura positiva. Ha crecido tanto en el trimestre (226.500 ocupados más) como en el año (478.800) hasta elevar el número total de puestos de trabajo en España hasta los 18,5 millones. También hay un aumento agregado, el 0,77%, si se mide la ocupación de forma desestacionalizada, es decir, eliminando de las cifras los altibajos que provoca el calendario (temporadas turísticas, campañas agrícolas, puentes, Semana Santa).

La tasa de paro cae por debajo del 20% después de seis años gracias al empleo temporal

Pero aquí la evolución del empleo también encierra el talón de Aquiles de la encuesta de población activa de este tercer trimestre de 2016. Se ve en el colectivo de asalariados. Todo el empleo creado en verano ha sido temporal. Han sido 245.000 puestos de trabajo más con un contrato que tiene fecha concreta de finalización frente a una caída de 29.100 entre los empleados fijos. Estos números pueden explicarse a partir del verano y el turismo, que siempre marcan el mercado laboral durante el tercer trimestre. Traducción: más actividad hostelería y comercio, sustituciones en el sector sanitario…

Pero esta explicación pierde su lectura estacional para convertirse casi en estructural si se analizan los últimos 12 meses. En ese tiempo, el empleo asalariado ha crecido en 455.700 nuevos trabajadores, de los que más de la mitad son temporales. Esto ha elevado la tasa de temporalidad hasta prácticamente el 27%.

El empuje de los puestos de trabajo temporales muestra que a pesar de que en esta ocasión también se creó empleo indefinido antes que en la salida de otras crisis, el patrón por el que se rige el mercado de trabajo no ha cambiado sustancialmente. Hay que remontarse al otoño de 2008, cuando cayó Lehman Brothers para encontrar porcentajes de temporalidad más altos que ese 27%. La finalización de contratos eventuales fue la brecha por la que justo entonces se coló una destrucción de empleo sin precedentes en España.

Y como si se tratara de vasos comunicantes, el tirón de la temporalidad se ha compensado con la pérdida de fuelle del empleo a tiempo parcial. En el último año, se cuentan 2,7 millones de trabajadores por horas, unos 50.000 menos que hace un año, con lo que se consolida la tendencia que se inauguró con el comienzo del año. En consecuencia, la tasa de parcialidad ha bajado al 14,6%, la más baja desde el verano de 2012.

Otro aspecto destacable de la EPA del tercer trimestre es el vigor que ha mostrado el sector privado en el mercado laboral, que ha creado 217.700 empleos en tres meses. En las administraciones, en cambio, las plantillas apenas han subido en 8.900 nuevos trabajadores. 

La tasa de paro cae por debajo del 20% después de seis años gracias al empleo temporal

Rajoy: “La situación ha cambiado mucho desde 2011”

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, sacó pecho en el debate de investidura por los datos de la EPA. En la réplica al portavoz socialista, Antonio Hernando, calificó los datos de “positivos” y argumentó que “la situación en España ha cambiado mucho desde 2011 hasta hoy”.

También la patronal CEOE aprovechó la EPA para exponer sus méritos. Subrayó que la mayor parte de la creación de empleo se debe al sector privado. Y reclamó estabilidad institucional para continuar con la senda de mejora.

UGT, por su parte, hizo hincapié en la precariedad. “El Gobierno consolida el binomio empleo-pobreza”, rezaba el encabezado del comunicado. Y destacó que hay casi 1,5 millones de hogares con todos sus miembros en paro.

CC OO puso el foco sobre el flojo comportamiento del sector público que “lastra el crecimiento del tercer trimestre”. También enfatizó el hecho de que todo el empleo creado fuera temporal.

Otro sindicato que puso énfasis en la temporalidad y en el sector público fue CSI-F. La central de funcionarios apuntó que “las administraciones registran la temporalidad más alta en cuatro años”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >