Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abanca busca renovar su imagen con una sucursal tecnológica y sostenible en Madrid

La remodelación del edificio, donde trabajarán 156 empleados, costó 48 millones de euros,

La nueva sede de Abanca en Madrid.
La nueva sede de Abanca en Madrid. EFE

Abanca quiere que Madrid sea el escaparate de la nueva imagen del banco. La entidad gallega inaugurará este jueves a las 20 horas su sede del Paseo de los Recoletos de la capital, un edificio en el que invirtió 48 millones de euros, entre la adquisición y las reformas, y espera que sea la punta de lanza para la transformación digital del banco. Las oficinas están diseñadas para reducir el uso de papel, fortalecer uso de la tecnología y fomentar el trabajo en equipo, ha explicado este jueves Juan Carlos Escotet Rodríguez, vicepresidente de Abanca y presidente de Banesco, la compañía venezolana que compró el antiguo Novagalicia Banco.

Por una ventana alta y angosta se ve el Palacio de Comunicaciones. Los escritorios están despejados: no hay cables, ni papeles, ni teléfonos. Tampoco hay cajones. Detrás de las impresoras se lee: "Imprime solo cuando sea necesario". Cada trabajador tiene una tableta que puede conectar a una terminal en cualquier puesto de trabajo, equipada con un monitor, un ratón, un teclado inalámbrico y conexión telefónica y a Internet. Las oficinas del edificio son plantas abiertas, sin despachos ni divisiones. Las salas de reuniones, un conjunto de sillones y mesas bajas separadas del resto de los escritorios por paneles bajos. En teoría, no hay puestos de trabajo fijos: "Queremos eliminar la ineficiencia de los puestos fijos", ha enfatizado Escotet. La excepción es la tercera planta, donde está la mesa de dinero. Por cuestiones regulatorias, en este piso sí hay divisiones, teléfonos para comunicarse con los operadores de Bolsa y ordenadores especiales.

El edificio es un palacete de finales del siglo XIX, construido por el empresario gallego Ramón Plá Monge. Antes de convertirse en sede de Abanca, albergó durante años las oficinas de Editorial Planeta. La remodelación siguió la idea de crear una oficina abierta: "abierta al cliente, a la digitalización y al futuro", ha destacado Escotet durante una visita a las instalaciones antes de la inauguración, exclusiva para la prensa. 

En las instalaciones, 3.700 metros cuadrados distribuidos en cinco plantas sobre el suelo y un sótano, trabajarán 156 empleados del banco. "Recoletos es un banco de pruebas sobre lo que vamos a hacer en el futuro en todas las sucursales", ha subrayado Francisco Botas, consejero delegado del banco. Botas ha explicado que la distribución espacial de los trabajadores pretende generar un "clima diferente", que facilite la comunicación y una forma de trabajo más colaborativa.

Sucursales sin efectivo

La sucursal de banca minorista está en el sótano. Fue diseñada con diseñada con la misma lógica que los pisos superiores, pero tienen una peculiaridad: no manejan efectivo. La única forma de retirar dinero es el cajero automático que está al lado de los mostradores. Este tipo oficina minorista ya fue implementada en otras 25 sucursales, ha aclarado Rosa Seoane, responsable de telecomunicaciones de Abanca. Seoane ha explicado que el objetivo es extenderlo a toda la red en los próximos años. 

El vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet (d), y el consejero delegado, Francisco Botas, junto al robot R4.
El vicepresidente de Abanca, Juan Carlos Escotet (d), y el consejero delegado, Francisco Botas, junto al robot R4. EFE

El presidente de Banesco ha explicado que el nuevo modelo de atención busca simplificar los procesos, pero también responde al cambio en los hábitos de los clientes. "El 93% de los contactos entre los clientes y el banco se realiza por canales no presenciales", ha asegurado Escotet. El directivo ha subrayado que el principal objetivo de la compañía con la transformación digital es mejorar la rentabilidad, no incrementar el número de clientes. 

La visita concluyó con una demostración del funcionamiento del robot R4, una máquina autónoma que reconoce la voz y reacciona en consecuencia. La exposición tuvo un carácter lúdico, aunque la intención es que R4 cumpla funciones informativas en un futuro, ha detallado Seoane. El banco todavía no tiene previsto incorporar este tipo de tecnología al modelo de atención. "Por ahora es solo un experimento", ha precisado la responsable de telecomunicaciones. El robot estará en la recepción del edificio del Paseo de los Recoletos durante las próximas dos semanas, luego recorrerá las oficinas de Galicia. 

Más información